Escucha esta nota aquí

El plantel de Blooming decidió volver a entrenarse este viernes ante otra promesa de pago de la dirigencia. El objetivo era parar, como ya lo hicieron en la previa de la derrota en el Tahuichi ante Wilstermann (0-3), pero los directivos convencieron a los jugadores que les iban a cancelar un mes de los tres que le adeudan, lo que no había sucedido hasta el cierre de esta edición.

El equipo ya tenía la promesa de pago antes del clásico, en el que perdieron ante Oriente por 2-1. Luego el compromiso, que no se cumplió, era que les iban a pagar hasta antes del encuentro contra el aviador. Anoche los jugadores estaban confiados en que esta vez no les iban a fallar.

Blooming, que tiene el cupo a la Sudamericana seguro, aún cuenta con chances, aunque remotas, de buscar ser Bolivia 4 para la Libertadores del próximo año. Los celestes el domingo (16:00) visitan a Bolívar.