Escucha esta nota aquí

Los jóvenes están en pie de guerra contra la inacción de los Gobiernos frente al cambio climático. Ayer, a la cabeza de la activista sueca Greta Thunberg, más de 500.000 personas –la mayoría jóvenes– demandaron a los líderes de la COP25 de la ONU reunidos en Madrid (España) “acciones inmediatas” para evitar una catástrofe climática. De hecho, los jóvenes se convirtieron en la punta de lanza de la lucha contra el cambio climático y en un elemento de presión ineludible para los dirigentes mundiales.

Rodeada de una multitud de simpatizantes y periodistas, la joven símbolo de la lucha medioambiental desde 2018 por su “huelga escolar” que catalizó un movimiento mundial, acompañó por un rato la marcha, pero debió abandonarla ante la imposibilidad de avanzar.

“La Policía dice que no puedo continuar así, lo siento, hay problemas de seguridad, hay mucha gente”, se excusó la activista sueca, antes de montarse en un automóvil eléctrico, según mostraron videos de medios locales.

Bajo el lema “El mundo despertó ante la emergencia climática”, activistas de todo el mundo atravesaban Madrid, en una ruta de 5 km por las principales avenidas de la ciudad.

“No podemos esperar más” porque “la gente está sufriendo y muriendo por la emergencia climática y ecológica”, dijo Greta Thunberg en una conferencia de prensa antes de la movilización.

La activista de 16 años, que llegó ayer a Madrid en tren desde Lisboa tras cruzar el Atlántico en un catamarán por su rechazo a usar aviones por el impacto climático, dijo esperar que la conferencia anual de la ONU, la COP25, “alcance cosas concretas”.

“La crisis climática sigue siendo ignorada por las personas en el poder”, denunció Thunberg.

Despertar climático

“2019 ha sido sin duda el año del despertar climático de la sociedad civil, de los movimientos sociales, de los jóvenes, que se han levantado para pedir más ambición, medidas valientes, para hacer frente a la emergencia climática”, dijo un portavoz de la movilización, Pablo Chamorro.

En el manifiesto de la marcha, los convocantes envían un mensaje claro a los representantes de casi 200 signatarios del Acuerdo de París reunidos hasta el 13 de diciembre en Madrid, ante el temor que decepcionen las esperanzas depositadas.

“Exigimos a los Gobiernos participantes en la COP25 que reconozcan que la inacción climática actual e insuficiente ambición que reflejan los compromisos más ambiciosos de los países nos conducirán a un calentamiento global desastroso para la vida”, señalaron.

“Sin planeta no hay futuro” y “Políticos, la Tierra se muere” leían algunas pancartas en la marcha. En paralelo, en Santiago de Chile se llevó a cabo otra protesta donde también se reclamó por más acciones concretas contra el cambio climático a escala global.