Escucha esta nota aquí

Francia enfrentó ayer su segundo día de huelga en protesta contra la reforma del sistema de pensiones que prepara el Gobierno de Emmanuel Macron y que la víspera sacó a las calles a más de 800.000 personas en todo el país.

El jueves, en el primer día de huelga nacional, considerado como una prueba crucial para Macron y su agenda reformista, se produjeron movilizaciones en más de 70 ciudades, junto con huelgas masivas que paralizaron el transporte público y vaciaron las aulas.

La jornada de ayer fue similar, con casi todos los trenes de larga distancia cancelados, la mayor parte de las líneas del metro de París cerradas y cientos de vuelos suprimidos. Yves Veyrier, líder del sindicato FO, advirtió que la huelga en los transportes podría durar al menos hasta el lunes si el Gobierno no tomaba las medidas adecuadas. (AFP)