Escucha esta nota aquí

El pasado 3 de diciembre, el hotel más representativo de Dubái cumplió su aniversario número 20, un día después de la fiesta nacional de los Emiratos Árabes Unidos. El gran Burj al Arab se empezó a construir en 1994 con una serie de innovaciones, entre ellas, ser el primer un hotel flotante en el golfo Pérsico.

El 3 de diciembre de 1999 se inaugura como una obra arquitectónica que obtuvo una calificación de lujo y siete estrellas en hotelería. La obra tiene 321 metros de altura y es considerado como el cuarto hotel más alto del mundo.

Su original diseño está inspirado en los barcos de vela tradicionales árabes y su diseño pertenece al arquitecto Tom Wright. Cuenta también con el lobby más alto, de casi 200 metros de altura, y dispone de 202 habitaciones en suite.

Quienes se hospedan aquí, solo dejan el hotel para ir a la playa privada y admirar el panorama. La playa, exclusiva para los huéspedes, suele cubrirse con alfombras persas mientras camareros ofrecen toallas frías y shishas. Ven y descubre este destino con Emirates.