Escucha esta nota aquí

La Policía logró desarticular en Santa Cruz a una banda dedicada al narcotráfico que intentó cobrar una deuda de $us 80.000 secuestrando a una integrante de la familia que debía el dinero. 

La madrugada del domingo, cerca de las 03:00, ocho encapuchados ingresaron a una vivienda en San Germán (norte de Santa Cruz), de propiedad de Gleydi G. C. quién fue encontrada durmiendo y sacada por la fuerza de su hogar con rumbo desconocido. 

Horas más tarde, los secuestradores se contactaron con los familiares de la víctima, exigiéndoles los $us 80.000; sin embargo, para liberar con vida a la mujer, solicitaron un primer pago equivalente a la mitad del monto, mientras el saldo se pagaría más adelante. 

La Policía enterada de esta situación realizó al menos 10 allanamientos en las localidades de San Germán, Campo Víbora y en Yapacaní que se encuentran en el norte integrado. Finalmente, cerca a las 09:20 de ayer lunes logran la detención de tres integrantes de esta banda, en el momento en el que se aprestaban a recibir los $us 40.000 dólares de la recompensa. 

“La víctima ha sido rescatada ilesa, estaba amordazada y con una capucha en la cabeza en Campo Víbora”, explicó Óscar Gutiérrez, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc).  

Luego de tomar su declaración a los aprehendidos, la Policía capturó a Santiago R. S., a su esposa Leydi M. P., y a otros tres familiares que estaban involucrados en el secuestro; sin embargo, los autores intelectuales, Aida M. P. y Ramiro F. S., aún permanecen prófugos.  

La Policía informó que para concretar este hecho delictivo los autores intelectuales contrataron a ocho personas que llegaron armadas desde el Chapare y participaron del secuestro. 

Cuando Gutiérrez habló de los allanamientos, no disimuló su indignación, porque en uno de los domicilios de Santiago R. S. se encontró una granada de gas de uso exclusivo de la Policía, por ello se sospecha que las personas involucradas en este secuestro han participado de la quema y saqueo de comisarías de la Policía en la zona del trópico de Cochabamba.