Tres exfuncionarias del Ministerio de Comunicación fueron aprehendidas este martes dentro del proceso de investigación que la Fiscalía inició por el presunto daño económico al Estado por la contratación de la empresa mexicana Neurona.

Las dos mujeres y el varón acudieron a brindar su declaración informativa ante el Ministerio Público, mientras que se espera que comparezcan otros 22 expersoneros de esa cartera de Estado, para ver su grado de responsabilidad.

Entre los aprehendidos están un auxiliar en contrataciones, un auxiliar en presupuesto y un miembro de la comisión de recepción, de acuerdo a los datos proporcionados por Silvia Sandoval, una de las investigadoras policiales asignadas al caso.

La denuncia fue interpuesta por la ministra Roxana Lizárraga, que hace días reveló que Gísela López escapó a Argentina tras intentar solicitar asilo en la Embajada de México; ella es considerada la principal responsable de los contratos con la firma extranjera.

Los datos indican que fueron cuatro contratos y cuatro órdenes de servicio encargadas, de forma directa, sin licitación, a la firma extranjera, por un monto de 13 millones de bolivianos y sobre los que se sospechan hechos de corrupción que ocasionaron un daño económico al Estado.

Neurona fue fundada un mes antes de aterrizar en Bolivia (tenía escritura legal del 19 de febrero de 2018) y ser contratada por el Estado, y apenas contaba con un patrimonio de 5.000 dólares, accediendo luego a millonarios contratos en el país.