Escucha esta nota aquí

El Gobierno transitorio solicitó la tarde de este miércoles que los organismos que fueron garantes para la pacificación del país se sumen a una investigación “seria” sobre los hechos registrados en el conflicto postelectoral.

Yerño Núñez, ministro de la Presidencia, en conferencia de prensa, ratificó el rechazo al informe preliminar que emitió la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en el que se califica como “masacres” los hechos registrados en Sacaba y Senkata, pero omite las jornadas de terror por hechos vandálicos que vivió La Paz, con la quema de dependencias policiales y buses PumaKatari.

Conocemos lo que ha sucedido, pudo haber una matanza en nuestro país, pero no ha sucedido, lo que ha sucedido es quema de buses, de casas, presencia de guerrilleros, de grupos armados, eso es lo que ha sucedido”, explicó el titular.

Las declaraciones de Núñez:


Consideró “sospechoso” que la CIDH hiciera su informe en cuatro días de trabajo, cuando, durante 14 años, no se pronunció por vulneraciones de derechos humanos por parte del Gobierno del MAS en casos como el Hotel Las Américas, La Calancha, Porvenir o Chaparina.

Núñez explicó que las protestas en el país iniciaron con el desconocimiento de los resultados del referendo del 21 F, donde se impuso el No a la repostulación. “El conflicto no ha llegado a mayores, como querían quienes dejaron el poder”, acotó.

Ratificó que “el único que busca la desestabilización es el anterior Gobierno”, destacando que hay organismos internacionales que trabajaron por la pacificación del país y conocen al detalle lo que aconteció tras la renuncia de Evo Morales.