Escucha esta nota aquí

Después de los incendios que destruyeron gran parte del Bosque Seco Chiquitano, entre agosto y octubre del presente año, el 7 y 8 de diciembre llegaron a Roboré un grupo de visitantes para dar inicio al 'Proyecto de turismo solidario Sembrando Esperanza', en el marco de la estrategia 'Revive Roboré'.  

Gina Méndez y Jancarla Ribera, gestoras del tour solidario en alianza estratégica entre la Fundación El llamado del Bosque y el Gobierno Municipal de Roboré, explicaron que los visitantes tuvieron la oportunidad de contribuir a restaurar lo que se ha perdido en los incendios y a conocer las maravillas que aún se tienen y se deben conservar.

 El recorrido incluyó la siembra de plantines de limón, mandarina y pomelo en la comunidad Peniel, ubicada a 40 kilómetros de Roboré, para reponer los cultivos devastados por el fuego y evitar que, por la necesidad económica las familias afectadas se incorporen a actividades incompatibles con la restauración del Bosque Seco Chiquitano.

Willman Weber, vecino de Peniel, agradeció el apoyo y pidió conciencia a la población para cuidar los bosques.

Esta actividad cuenta con el apoyo del Rotary Club Santiago de Chiquitos, el Banco Pyme de la Comunidad S.A., Ferroviaria del Oriente,  Cámara Hotelera de Roboré, Fundación Gaia Pacha y Action for Bolivia, organización de residentes bolivianos en el Reino Unido.

Además de participar en la siembra solidaria, los visitantes pudieron conocer la Reserva de Vida Silvestre Tucabaca, hogar de increíble flora y fauna única en el mundo y la importancia de conservar este ecosistema, que alberga las nacientes de agua que abastecen a toda la región y a la zona sur del Pantanal boliviano.

En una primera fase el proyecto contempla 14 tours solidarios para reactivar el ecoturismo, la principal fuente de ingresos del municipio de Roboré y convertir a sus pobladores en guardianes del bosque.