Escucha esta nota aquí

Dos agentes del servicio secreto de Estados Unidos están en serios problemas luego de que, en estado de ebriedad, chocarán con un vehículo oficial una barrera de la Casa Blanca. El incidente sucedió la semana pasada y está involucrado un encargado de la seguridad del presidente Barack Obama.

El gobierno de Obama ha ordenado investigar a los dos agentes pese a que, según el diario estadounidense The Washington Post, los responsables de la seguridad de la Casa Blanca, la noche del 4 de marzo, que fueron testigos del incidente no pudieron practicarles pruebas de sobriedad por orden del supervisor de guardia, que instruyó a los oficiales ebrios abandonar el recinto.

Este episodio presenta una primera prueba para el nuevo director del Servicio Secreto, Joseph P. Clancy, que fue puesto en ese cargo por Obama el mes pasado después de una serie de fallas de seguridad en la Casa Blanca y otros errores embarazosos. Clancy se había comprometido a restaurar la reputación de la otrora estelar agencia de EEUU.

“A petición del director del Servicio Secreto, la Oficina del Departamento de Seguridad Interior y el Inspector General, se está llevando a cabo una investigación sobre el hecho. No vamos a hacer ningún otro comentario mientras continué esta investigación”, dijo un funcionario del Servicio Secreto a CNN.