Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

Está contenta por haberse clasificado en dos competencias previas, miss Talento y Belleza con un propósito, y de poder cantar en el show final. Sin embargo, lamentó que no todas las candidatas tengan las mismas oportunidades para competir. 

“Bolivia tiene que hacer el doble de esfuerzo.

Primero luchar para evidenciar que somos un país que vale la pena ser tomado en cuenta, y después mostrar como candidata las cualidades físicas e intelectuales. Y esto no solo es con nosotros, casi todos los países latinos no son tomados en cuenta como se lo debería hacer”. De todos modos, Iciar dice que ha disfrutado la experiencia de estar en el Miss Mundo.


Bolivia. Iciar Díaz con su madre Lilian Camacho que la acompaña en Londres