Escucha esta nota aquí

El Brexit dentro de mes y medio es cosa hecha. El primer ministro Boris Johnson obtuvo una aplastante mayoría en las legislativas que le permitirá sacar al Reino Unido de la UE por la puerta grande, tras años de debates y retrasos.

Boris Johnson prometió gobernar para todos los británicos y concretar el Brexit el 31 de enero tras lograr una mayoría absoluta en las elecciones generales.

De 650 escaños en la Cámara de los Comunes, el Partido Conservador obtuvo 365 en los comicios del 12 de diciembre, frente a los 203 del Partido Laborista, que pierde 59, y 48 del independentista Partido Nacionalista Escocés (SNP), que se reafirma como tercera fuerza parlamentaria.

El Partido Liberal Demócrata, el único de los nacionales que defendía revocar la salida de la Unión Europea (UE), conserva 11 diputados tras perder uno, mientras que el Partido del Brexit, que propició el triunfo de los “tories” al arrastrar votos laboristas, no logra ninguno.

La apabullante victoria de los conservadores, posibilitada por el apoyo de antiguos votantes laboristas que han cambiado de bando para impulsar el Brexit, ha sumido en una gran crisis a la formación de izquierdas, cuyo líder, Jeremy Corbyn, dimitirá tan pronto como se perfile su sucesión.

Fin del conflicto

“Pondré fin a todas esas tonterías y llevaremos a cabo el Brexit a tiempo el 31 de enero, sin ‘si’, sin ‘pero’, sin ‘tal vez’”, afirmó un Johnson eufórico ayer, antes de ir a ver a la reina Isabel II en el Palacio de Buckingham para que le encomiende formar Gobierno.

En el poder desde julio, pero con minoría en el Parlamento, el carismático y controvertido primer ministro se había arriesgado a convocar comicios anticipados en diciembre, un mes oscuro y frío, poco propicio a atraer a los británicos a las urnas.

Era una apuesta arriesgada... y la ganó.

Sumando unas tras otras circunscripciones, tradicionalmente obreras, su Partido Conservador obtenía 365 diputados, 45 más que en 2017. Es la mayor victoria conservadora desde 1987.

El presidente estadounidense Donald Trump fue uno de los primeros en felicitarlo por “su gran victoria”. “El Reino Unido y Estados Unidos serán libres ahora para forjar un masivo acuerdo comercial tras el Brexit”, tuiteó.

“Muy decepcionados”, los opositores del Partido Laborista, encabezados por Jeremy Corbyn, perdieron 59 diputados para quedarse con 203.

Corbyn anunció que lanzará “una reflexión” interna y no liderará el partido en unas próximas elecciones.

Los independentistas escoceses del SNP llegaron en tercera posición con 48 escaños. Y por detrás, con 11 diputados, los centristas del Partido Liberaldemócrata, cuya líder Jo Swinson perdió su escaño tras hacer campaña prometiendo revocar el Brexit.

 Mercados, para arriba

El fin de la incertidumbre impulsó la libra esterlina, que se disparó 2% respecto al dólar.

Las principales bolsas europeas también acogieron con euforia la amplia victoria conservadora. El CAC-40 de París ganó 1,44% en la apertura, un récord anual. La bolsa de Fráncfort empezó la jornada con subidas (+1,22%), igual que las de Madrid (1,56%) y Milán (+1,38%).

Aunque la bolsa de Londres empezó en repliegue, rápidamente se sumó a la euforia general y el FTSE-100 ganó 1% en los primeros intercambios.