Escucha esta nota aquí

Un día después de que Evo Morales se refugiara en Argentina, parlamentarios y dirigentes cocaleros del Movimiento Al Socialismo (MAS) partieron a reunirse con su jefe de campaña, el expresidente Evo Morales, que pese a la advertencia de las autoridades de ese país, lanzó comentarios políticos en contra del Gobierno de Jeanine Áñez, desde su cuenta de Twitter. Este fin de semana sostendrá una reunión con dirigentes del MAS para planificar la campaña.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, indicó que parlamentarios del MAS consultaron si tendrían algún problema si decidían viajar a Argentina para visitar al expresidente. “Les explicamos que mientras no violen la ley y la Constitución pueden transitar libremente”, indicó.

Desde las filas del MAS, indicaron que la asistencia a la reunión con Morales no será la que espera el exmandatario. Fueron citados los presidentes de ambas cámaras y los jefes de bancada, pero no asistirán todos, como cuando un empoderado Evo reunía a su bancada en cuestión de minutos y al menos una vez al mes definían la línea de los temas que debían aprobar. El dirigente cocalero Andrónico Rodríguez, fue fotografiado ayer mientras hacía los trámites migratorios antes de emprender viaje al vecino país.

La senadora Adriana Salvatierra, quien estuvo en los últimos días muy activa en la comisión de Constitución que designa a los vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE), viajó ayer a Argentina y se perderá la fase de entrevistas que se realizará el fin de semana. Asistirá a la reunión con el jefe de su partido, junto a las diputadas Sonia Brito, Juana Quispe y también Valeria Silva, que pidieron una licencia temporal a la Asamblea Legislativa.

Todos ellos forman parte o están catalogados dentro del ala radical del MAS. El senador Óscar Ortiz, de UD, los encasilla en el grupo que busca el retorno a la Presidencia del líder de los cocaleros.

Hay otro grupo, conformado por la actual presidenta de la Cámara Alta, Eva Copa; el secretario del Senado, Ómar Aguilar, el asambleísta cochabambino Efraín Chambi, entre otros, que son los que se han apoyado decididamente y se han respaldado en el grupo de facilitadores conformado por la Unión Europea, Naciones Unidas y la Iglesia católica.

Fuentes del MAS consultadas por este medio, entre ellos la misma Copa, señalaron que hubo asambleístas que nunca fueron tomados en cuenta en las vocerías y que solamente recibían las directrices que debían apoyar. Muchos de estos diputados y senadores cuestionan la renuncia y la salida del país del expresidente, ocurrida el mes pasado.

El diputado Lino Cárdenas, cuando se le consultó si la bancada del MAS viajará a reunirse con el expresidente, respondió que “no sé si en representación del partido, pero sí le puedo decir que muchos dirigentes visitarán al presidente, van a conversar con él. Es necesario priorizar el tema humano, antes que lo político, porque Evo Morales estuvo mucho tiempo alejado del país, en situaciones muy difíciles, complicadas”, justificó.

Cárdenas indicó que no hay una decisión orgánica. Otros dirigentes señalaron que Evo Morales tiene una misión complicada. Hay un consenso de que el denominado “instrumento político” mantiene una fuerza, que es el apoyo que se traduce en un voto duro.

Sin embargo, la línea dura que baraja Luis Arce y a Andrónico Rodríguez, como posibles candidatos. De hecho, el exministro de Economía dijo sentirse honrado por la posibilidad de ser candidato y advirtió estar dispuesto, si así lo deciden las organizaciones sociales. “Me siento honrado, soy soldado del proceso y estoy dispuesto a contribuir para mantener esta transformación revolucionaria”, dijo en las últimas horas la exautoridad, en declaraciones a la radio Kawsachun Coca.

Sin embargo, deberá enfrentar a la otra corriente, que está liderada por el excanciller David Choquehuanca. De hecho, en la entrevista que el exvicepresidente Álvaro García Linera concedió a este medio, mencionó al dirigente altiplánico como una opción.

Evo incumplió compromiso

A su llegada, el canciller argentino alertó de las restricciones de Evo Morales de no hacer declaraciones sobre política boliviana. El diario La Nación relató que apenas llegó, en una sala reservada del aeropuerto de Ezeiza, Morales miró al jefe de gabinete de la Cancillería, Guillermo Justo Chaves, y preguntó: “¿Puedo usar el Twitter?”. El funcionario, con instrucciones del canciller Felipe Solá, asintió, pero le pidió que no hiciera apariciones públicas hasta que no se reuniera con Alberto Fernández. Sin embargo, el canciller argentino aclaró que Morales será “libre de moverse” durante su estancia en Argentina

Morales le tomó la palabra y bombardeó con todo en su tuit: “El gobierno de facto de Añez, Camacho y Mesa pretende volver al pasado. Hablan de privatizar y entregar nuestras empresas estratégicas a las transnacionales. Están preparando el retorno del FMI. El pueblo boliviano junto al #ProcesoDeCambio luchó por recuperar nuestros RRNN”.

En otro tuit prosiguió: “Entre bolivianos tenemos que ayudar a la pacificación. Lamentamos que algunos miembros de Comcipo intervinieran la Asamblea Departamental y recurran a la violencia contra autoridades. Hacemos un llamado a la reflexión para respetar nuestras diferencias ideológicas y culturales”.

Pero durante la jornada de ayer no paró con sus pronunciamientos por esta red social. “Compartió una carta con el siguiente texto: “Se confirma que el gobierno de facto solicitó desembolsar “en la fecha” (10 de diciembre) un crédito de liquidez por un valor de Bs 2.800 millones. El gobierno de Áñez, Camacho y Mesa, confirma la deuda interna para sueldos y aguinaldo”. Luego complementó: “Durante 13 años, 9 meses y 18 días, gracias a la unidad del pueblo, nunca acudimos a un préstamo del BCB, para pagar sueldos y aguinaldos. En menos de un mes, el gobierno de facto destroza la economía. Advierto al pueblo que pronto estarán pidiendo limosna al FMI”.

Y cerró con un mensaje a la entidad castrense: “Algunos comandantes de las FFAA que juraron ante mí la defensa de la Patria y la Constitución, hoy condecoran a golpistas que masacraron a los humildes en Sacaba, Senkata y otros lugares de #Bolivia, con pretexto de recuperar la democracia. Felizmente no son todos los militares”.

Fuentes del Gobierno manifestaron su preocupación porque la presencia de Morales cerca de Bolivia puede tener el objetivo de volver a convulsionar el país.

Desde La Paz, el ministro Arturo Murillo manifestó que el expresidente Evo Morales puede ingresar a Bolivia porque no tiene orden de apremio; sin embargo, si en algún momento la justicia decide lo contrario, hará cumplir esa orden.

A la autoridad de Estado no le preocupa que la campaña del MAS para las próximas elecciones se dirija desde Argentina. “Tendrá que ser jefe de campaña calladito o por ‘whatssapito’. Aunque para mí sería bueno que lo haga porque le hace mucho daño al MAS; van a perder votos en lugar de ganar”, agregó.

Murillo manifiesta que la población debe estar tranquila si el expresidente decide regresar al país. “Evo Morales está denunciado por varios delitos, mientras no tenga orden de apremio, nadie lo puede molestar ni incomodar, pero cuando salga (alguna instrucción) la haremos cumplir”, indicó. Lo mismo señaló la ministra de Relaciones Exteriores, Karen Longaric.

Sobre las declaraciones del expresidente en Argentina, la canciller Longaric manifestó que Bolivia ya expresó su molestia en distintos momentos. “Si es que esta situación persiste, haremos llegar una nota muy fundamentada a la Cancillería de ese país, invocando la vigencia y el respeto a las normas internacionales. Es lo único que nos queda, y veremos cómo se va desarrollando posteriormente la relación”, manifestó.

Recalcó que es importante que dejen trabajar en los consulados, porque a diario hay entre 200 a 300 bolivianos que acuden a hacer trámites y eso se incrementa más a fin de año.

Su residencia

Medios de comunicación argentinos adelantan que el expresidente Evo Morales, cumplirá su refugio político en San Ramón de la Nueva Orán, cerca de la frontera con Bolivia. Se prevé que se traslade a esa población, situada en la provincia de Salta, la próxima semana. Según fuentes cercanas al líder cocalero, consultadas por El Expreso, un grupo de excónsules bolivianos está a cargo de alquilar una vivienda que reúna las condiciones para convertirse en un verdadero “bunker” de campaña.