La Policía Boliviana se encuentra en "alerta máxima" por las fiestas de fin de año, según informó el viceministro de Régimen Interior y Policía, Marcelo Elío. Habrán más operativos para garantizar el éxito del plan de seguridad "Ñandereko".

"El Comando General de la Policía declaró en alerta máxima a los comandos departamentales, regionales y provinciales, para intensificar el patrullaje por fiestas de fin de año y luchar contra la delincuencia, prevenir delitos y proteger a la población de antisociales", manifestó la autoridad a ABI.

Conoce más: Órgano Judicial, el que más vulnera los derechos

Una ola de accidentes de tránsito se registraron en la última semana, dejando más de una decena de fallecidos, sobre todo en las rutas entre oriente y occidente. Se señala que un 42 por ciento de los siniestros se deben a imprudencia de los conductores.

"Justamente la imprevisión de los conductores de los choferes 42 por ciento, exceso de velocidad 17 por ciento, en embriagues 15 por ciento y en la imprudencia del peatón 6 por ciento son elementos que coadyuvan para que se susciten accidentes de tránsito", informó ayer el responsable de la Policía Caminera de La Paz, Carlos Mercado.

Lee también: Ponen en la mira a jueces "ligados" con narcotráfico

Elío informó que la institución del orden determinó desplazar al cien por ciento a sus efectivos en todo el país, quienes patrullan las calles, lugares públicos, áreas comerciales, zonas periféricas e instituciones bancarias.

"A los propietarios o gerentes de empresas privadas, financieras y otros negocios a no mostrar una actitud pasiva, sino pedir la ayuda de la Policía para el transporte de remesas u todo movimiento económico y evitar así robos y atracos", instó la autoridad.