Escucha esta nota aquí

La gerente regional de Aduana Santa Cruz, Maneiva Luizaga, quedó aprehendida por los hechos ocurridos el jueves en la zona de Abapó, donde se quemaron tres vehículos y murió calcinado el conductor de uno de los rodados, todos vinculados a un caso de contrabando.

El Ministerio Público también aprehendió a otros tres funcionarios junto a la alta autoridad departamental, dentro de las pesquisas que lleva adelante por la vía penal ordinaria y administrativa aduanera.

La fiscal especializada en delitos aduaneros, Mariela Toledo, dijo sentirse amenazada por funcionarios de la Aduana Nacional, luego de que ella asumiera parte de las investigaciones que hay para establecer los pormenores que derivaron en la quema de tres vehículos.

La autoridad dijo, en conferencia de prensa, que se enteró de que una persona, de sexo femenino y que es autoridad en Aduana Viru Viru, habría comenzado a revisar la base de datos de información de ella, para encontrar algún elemento que permita solicitar su cambio para que no siga con las investigaciones.

Información del Ministerio Público sobre este caso, da cuenta que la mujer a la que señala la fiscal Toledo como la responsable de hacerla sentir amenazada, es también investigada por las maletas que estaban en depósitos aduaneros y que debían llegar a manos del exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana. Además, de que esta persona debe dar explicaciones sobre la donación extranjero que llegó al país y no salió de Aduana, durante los incendios en la Chiquitania.

Fotos inéditas

EL DEBER accedió al material fotográfico que es parte de las investigaciones por este caso, donde se puede observar la salida del camión que tenía cigarrillos de contrabando como carga, saliendo del cuartel Marzana de Abapó.

La imagen muestra al rodado, de cabina color blanco y la carrocería tapada con una lona azul, siendo escoltado por cuatro vehículos militares, dos delante y dos detrás. Este motorizado fue el primero que encontró la Policía cuando señalaron una supuesta emboscado y lo hallaron cuando se estaba quemando.

Además se conoció la fotografía del camión donde fue hallado el cadáver del hombre, que aún no ha sido identificado, sin arder. Las pesquisas indican que los funcionarios de Aduana o los militares sacaron la foto del rodado y se la enviaron a sus superiores.

Aún se debe conocer cómo y por qué luego este camión, de cabina color rojo, terminó ardiendo y con una persona que murió quemada en su interior.