Escucha esta nota aquí

Los jugadores del equipo sub-17 del club Destroyers se descontrolaron tras perder la final ante Virginia este domingo en el estadio Municipal de la Villa Primero de Mayo. Los juveniles insultaron y agredieron físicamente a la terna arbitral encabezada por Wilber Choque. El partido terminó 2-0 en favor del campeón Virginia.

Cuando el árbitro y sus colaboradores se dirigían a los vestuarios los chicos de Destroyers comenzaron a agredirlos. Primero de forma verbal y después a los empujones, es más el jugador con la camiseta número 23 cayó al piso luego de un par de golpes de puño a Choque. El colegiado solo atinó a esquivar a sus agresores.

“Los jugadores deben saber que ellos llevan el nombre de la institución. Nada justifica la agresión, lo que pasó es una total falta de respeto. No es un buen ejemplo”, afirmó el presidente de Destroyers Carlos Lorgio Blanco a DIEZ. El dirigente agregó que en las próximas horas se reunirá con su directorio para analizar la situación de los futbolistas involucrados.

Por su parte, el presidente de la Comisión Nacional de Árbitros, Pedro Saucedo, manifestó que se tomará una decisión después de ver el informe del árbitro y el video que circula en las redes sociales de las agresiones. “Después de mucho tiempo está volviendo el vandalismo a las canchas y eso no puede pasar, queremos que se corte de raíz”, afirmó a DIEZ.

Saucedo agregó que los jugadores se exponen a un castigo de 1 a 3 años de suspensión. “Es una pena porque son jóvenes, pero no puede volver a pasar”, sentenció. Una vez se emita el informe arbitral el Tribunal de Penas de la Asociación Cruceña de Fútbol deberá analizar y emitir el fallo.

 

Tags