Escucha esta nota aquí

La guerrilla de las FARC incumplió su promesa de "mantener un cese de fuego unilateral" al matar a 11 militares colombianos en un ataque, pero Bogotá seguirá dialogando para intentar acabar con el conflicto armado, declaró este lunes el jefe negociador de gobierno, Humberto de la Calle.

"Lo que las FARC han incumplido es su propia palabra. Su promesa de declarar y mantener un cese de fuego unilateral", dijo a la prensa De la Calle al cierre de una ronda de pláticas de paz en La Habana,
agregando sin embargo: "No vamos a desistir de continuar este camino del diálogo" para lograr la paz.

El ataque a un pelotón del Ejército en Cauca (oeste de Colombia) el 15 de abril, en medio de una tregua unilateral de las FARC, ha causado las mayores recriminaciones entre ambas partes, elevando las tensiones mucho más que cuando los rebeldes capturaron el 16 de noviembre pasado a un general, a quien liberaron al cabo de dos semanas.

"Se ha fracturado la esperanza. Pero cuando la esperanza se quiebra es el momento de la fe. Toda esta energía nacional desbordante debe ser dirigida a un objetivo: continuar la búsqueda del fin del conflicto", indicó De la Calle al comenzar un receso de ocho días en las negociaciones, iniciadas en noviembre de 2012.

"El diálogo, pese a todo, a lo que se diga, es el instrumento que puede poner fin a la guerra en forma menos dolorosa, menos prolongada y, sobre todo, más firme y duradera. Poner fin a la guerra es más imperativo ahora que nunca", añadió el jefe negociador.