Escucha esta nota aquí

Los rostros traviesos e inocentes de estos niños son como Bolivia que, tras soportar días de amargura, renace a la esperanza por el nuevo año que comienza.

Ha culminado un año difícil para el país y quedan grandes desafíos en todos los ámbitos de la sociedad. En este 2020, el ciudadano volverá a las urnas en dos fechas distintas; en la primera, para elegir a los gobernantes nacionales; y en la segunda, para elegir alcaldes y gobernadores departamentales.

Sin duda, los ojos del ciudadano estarán puestos en el trabajo que hagan los nuevos miembros del Órgano Electoral, para evitar que se cometan irregularidades.

Mientras tanto, el Gobierno transitorio de la presidenta Jeanine Áñez tendrá la misión de garantizar, hasta el último día de su mandato, la pacificación del país, la preservación de la democracia y, entre otros, encaminar políticas para lograr la estabilidad económica y brindar mayor seguridad a la ciudadanía.

Economía

La nueva agenda inscribe un ciclo que apunta al cambio del modelo económico, como principal desafío, que ya muestra sus primeros destellos con el anuncio del Gobierno de liberar las exportaciones y robustecer el agro.

Este cambio de rumbo se da, entre otros motivos, por los desequilibrios en la exportación de hidrocarburos y el poco rédito de la industria minera (el volumen de envíos al exterior cayó un 25 y un 16% a octubre de 2019, según el Instituto Boliviano de Comercio Exterior), a diferencia de las dinámicas de los productos no tradicionales y renovables.

A esto se suma el ajuste de cinturón en el aparato público para contrarrestar el déficit fiscal y la generación de empleo formal para los bolivianos.

Santa Cruz

El gobierno municipal, que encabeza el alcalde Percy Fernández, en su último año de gestión tendrá muchos desafíos, uno de los cuales será encarar con mayor firmeza la recuperación de los espacios públicos, consolidando el traslado de los comerciantes informales a los nuevos mercados, en los que invirtió millones de dólares.

Otro reto será ordenar el caótico tráfico vehicular y mejorar el servicio de transporte público, con la reducción de líneas de buses que circulan por el centro de la ciudad y, entre otras medidas, la implementación de los Buses de Transporte Rápido (BRT). Lo ideal sería que Alcaldía, transportistas y privados sumen fuerzas para dar a la población un servicio de transporte digno y hacer de Santa Cruz de la Sierra una ciudad ordenada y moderna.

En el área de la salud, el gran desafío es ordenar el sistema de salud para acabar con la saturación de pacientes en los hospitales de tercer nivel, con la falta de camas y la falta de personal (médicos especialistas y enfermeras).

La implementación del Sistema Único de Salud (SUS), garantizando sus recursos y su ejecución gradual, es otra gran prioridad.

Seguridad

Uno de los principales desafíos será frenar la ola de feminicidios en el país. Este año se cerró con 114 muertes de mujeres, tres casos más en relación con 2018 y cinco más en comparación con 2017.

Otro reto será encarar un nuevo sistema judicial, que permita reducir el alto índice de hacinamiento en las cárceles (actualmente es del 225%) y frene la retardación de justicia.

En materia de narcotráfico, la tarea pendiente para 2020 será eliminar los espacios donde las autoridades no pueden actuar y donde se sospecha que el control de los narcos es absoluto.

Deportes

Este año que comienza, el fútbol boliviano debe cambiar la mala imagen que ha dejado en 2019, lo que llevó a tener una de las peores temporadas de la historia. Otro reto es el apoyo, especialmente económico, que deben recibir nuestros deportistas nacionales de las diferentes disciplinas para poder competir en mejores condiciones en el exterior.

Cultura

Mayor presupuesto para las actividades e iniciativas culturales y mayor apoyo para nuestros artistas y escritores es el gran desafío para los nuevos gobernantes.

Sociales

Un cambio en la elección y preparación de nuestras representantes en concursos de belleza también se plantea como otro desafío.

1 
Elecciones limpias y transparentes para elegir autoridades 
Tras la lucha ciudadana por recuperar el respeto al voto y todos los valores de la democracia, el primer reto de este 2020 es convocar a elecciones transparentes, para elegir a los nuevos gobernantes de Bolivia. 

El país soportó una profunda crisis desatada por el fraude electoral, que terminó en la anulación de los comicios del 20 de octubre. 

El informe de la Organización de Estados Americanos concluyó que hubo “operaciones dolosas” que alteraron “la voluntad expresada en las urnas”, lo que provocó la renuncia del entonces presidente Evo Morales. Tras la convulsión que vivió el país, luego de 21 días de paro en defensa de la democracia y en contra de la repostulación presidencial, se logró consenso para instituir un gobierno transitorio para reponer la legalidad, convocando a un nuevo proceso electoral. 

Uno de los primeros objetivos fue la elección de vocales del Tribunal Supremo Electoral y de los Tribunales Electorales Departamentales idóneos, quienes tienen la misión de recuperar la credibilidad en la institución electoral y administrar comicios sin sombra alguna de manipulación. 

En esta dinámica, será fundamental que se garantice el cumplimiento de las leyes, que todos los candidatos compitan en igualdad de condiciones, que haya rigurosidad en la exigencia de que los planes de Gobierno sean los que manden durante el debate previo a este acontecimiento que, sin duda, será el más relevante del año.

2
La pacificación y reconciliación entre bolivianos
La crisis de Estado, que estalló tras las irregularidades que se dieron en las elecciones y que cobró la vida de ciudadanos, dejó heridas profundas en el país. El nuevo Gobierno de transición y los sectores movilizados hicieron un esfuerzo por alcanzar la paz social, proceso que aún no concluye, lo que mantiene el reto de lograr la reconciliación definitiva entre los bolivianos.

 La sucesión constitucional de mando presidencial, producida tras la renuncia de Evo Morales, fue la llave que permitió avanzar en los acuerdos entre el Gobierno de Jeanine Áñez y sectores afines al Movimiento al Socialismo. 

Esas coincidencias dieron lugar al proceso electoral que está en curso. No obstante, aún hay sectores radicales que mantienen amenazas a los bolivianos, muchas de ellas provenientes de sectores radicales del MAS. El desafío para todos es que prevalezca el compromiso con Bolivia y con la democracia, a fin de realizar comicios en un marco de armonía.

3
Consolidar candidaturas y abrir debates para mostrar propuestas
Las organizaciones políticas habilitadas para pugnar en las próximas elecciones están en proceso de negociaciones no solo para la conformación de alianzas, sino también para definir las candidaturas de los binomios para las próximas elecciones nacionales y subnacionales que están en puerta para este año. Los partidos tienen el desafío de escuchar a la población que pide nuevos liderazgos, que puedan hacer frente a viejos males, entre ellos la corrupción. 

El verdadero reto de este proceso electoral es que valgan más las propuestas que la guerra sucia; que haya debates democráticos y que se acaben las actitudes autoritarias de quienes se rehúsan a mostrar lo que ofrecen para convertirse en timoneles de este país. 

Se deben consolidar los debates de cara al pueblo y las propuestas diseñadas deben responder a las verdaderas necesidades del país, a fin de atender las necesidades postergadas durante el último tiempo.


4
Consolidar el empoderamiento de los ciudadanos
La ‘revolución de las pititas’ fue la muestra clara del empoderamiento ciudadano, todo un hito a escala nacional e internacional. En 2019, los habitantes de Bolivia comprendieron y demostraron que su voz puede y debe ser escuchada por quienes ostentan el poder.

La esperanza para este 2020 es que se gobierne escuchando verdaderamente la voz del pueblo, en una democracia directa que ya comenzó en los cabildos y que puede consolidarse, haciendo que el ciudadano sea protagonista de las grandes transformaciones del país. Las organizaciones ciudadanas, de vecinos, y de instituciones, están alertas y expectantes para que su lucha en defensa de la democracia no sea en vano.

5
El futuro inicia con un cambio en el modelo económico
Superar el patrón de desarrollo económico basado en los recursos naturales no renovables tiene como ejes la liberación total de las exportaciones (que tendrá incidencia en la balanza comercial) y el desarrollo de nuevos sectores con potencial, como el sector agropecuario y el logístico, entre otros, que den lugar a un nuevo escenario de mayor competitividad y también nuevos actores. 

El el ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Wilfredo Rojo, fue claro. El país debe dejar de ver a las exportaciones como un “fantasma” que traerá el abastecimiento interno. 

“Se van a liberar absolutamente todos (los sectores). Olvídense del fantasma de las exportaciones. Además de dinamizar la demanda interna, nos deja efectos multiplicadores de más largo plazo”, expuso. Un guiño para el empresariado. 

Puerto Busch, Viru Viru Hub y el impulso de emprendimientos no tradicionales también están en agenda tras los tropiezos del sector hidrocarburos. Serían nuevos espacios atractivos para el desarrollo.

6
Déficit fiscal y comercial, una ‘herencia’ de Evo que reta a ser creativos
Cinco años de déficit fiscal y cuatro de déficit comercial. Contrarrestarlo será otro de los desafíos y la misión en marcha del Gobierno de transición es transparentar el manejo de los recursos económicos que serán presentados en su momento para que los partidos políticos puedan presentar un programa para garantizar la estabilidad económica en los próximos años, según el ministro de Economía, José Luis Parada. Por su parte, el analista financiero Mauricio Ríos García recordó que la deuda pública total asciende a $us 22.000 millones, es decir, del 52% del PIB. Un horizonte más que desafiante

7
Atraer nuevas inversiones para los focos de desarrollo
Bolivia tiene el desafío de mejorar su entorno para la inversión, ahora no solo con seguridad jurídica y confianza (un pedido del sector privado que no es nuevo), sino con nuevos incentivos. Un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) da cuenta de que la Inversión Extranjera Directa (IED) en el país alcanzó sus cifras más bajas en los últimos 12 años; disminuyó un 56% en 2018 (a $us 318 millones) con respecto a 2017, el nivel más bajo y el de menor valor de Sudamérica (sin contar Venezuela). Por aquí también pasa la necesidad de un ajuste del modelo económico. Según el presidente de la Cámara nacional de Industrias, Ibo Blazicevic, se requiere mejorar las condiciones laborales, tributarias, de tramitología, la Ley de Inversiones, la Ley de Arbitraje, eliminar la Ley de Creación de Empresas Sociales y ser creativos con los incentivos para atraer los capitales extranjeros. El Gobierno de Jeanine Añez lo tiene en agenda.

8
Generación de empleos y reducción de la informalidad
Transitar hacia una economía sustentada en el capital humano es una de las claves dadas por el economista Gonzalo Chávez para un futuro que comienza en 2020. “Personas calificadas son la base de un desarrollo inspirado en una economía creativa, sustentable y tecnológica. 

Son el cimiento de una industrialización verde y basada en servicios”, establece Chávez. En este sentido, el objetivo será hacer que las oportunidades y los empleos de calidad sean los nuevos centros del ecosistema de políticas públicas, con un doble impacto: social y económico. 

¿El resultado? Entre otros de relevancia, es que los 4,3 millones de personas que se emplean en el sector informal o que es igual al 82,1% de la población boliviana económicamente activa (según el INE) tengan nuevas oportunidades y sean un aporte a la articulación de la nueva economía.

9
El BRT como punto de inicio para ordenar el transporte público
El transporte urbano es como un gran nudo para desenredar. El crecimiento demográfico, sumado al incremento desmesurado del parque automotor y un sistema de transporte público caduco, han dado como resultado que la capital cruceña se sumerja en un caos que cada vez se hace insoportable. Ante esta problemática la ciudad tiene el desafío de encaminarse hacia un ordenamiento y el gobierno municipal plantea como solución al Plan de Movilidad Urbana, que tiene como uno de sus principales pilares el ordenamiento del sistema de servicio público. 

Para la gestión que empieza, la comuna tiene el gran reto de iniciar el reordenamiento con la implementación de los Buses de Tránsito Rápido (BRT, por sus siglas en inglés), en el primer anillo. Con la ruta lista ahora solo queda lograr consensos con los transportistas para que ambos sumen fuerzas a fin de que los ciudadanos puedan acceder a un transporte seguro, eficiente y rápido, pagando la misma tarifa.

La población espera que los buses rápidos empiecen a operar en su fase de prueba durante el primer trimestre de este año, tal como lo ha propuesto la municipalidad.

10
2020 debe ser el año del medioambiente
En tres meses de infierno el fuego devastó más de 6,4 millones de hectáreas de vegetación en el territorio nacional, de las cuales 4,15 millones fueron en Santa Cruz. La Chiquitania fue la más golpeada. 

Ante esta crisis ambiental, el Estado, con el apoyo de instituciones y la población, tiene el reto de implementar un plan urgente de recuperación de las zonas afectadas y, sobre todo, de adoptar medidas que eviten que el desastre se repita.

11
La consolidación del ordenamiento del comercio
Han pasado más de dos años desde que la Alcaldía se propuso trasladar a los vendedores ambulantes a mercados construidos con recursos pú- blicos. El plan demandó una millonaria inversión y permitió despejar las vías de los céntricos mercados, pero los ambulantes siguen al acecho. 

El gobierno municipal tiene el desafío de encarar con mayor firmeza la recuperación de los espacios públicos. Recientemente, la osadía de los comerciantes ambulantes llegó al punto de cerrar una de las vías de la avenida Grigotá para asentarse a vender. Además, cada vez hay más áreas públicas invadidas por este sector.

12
Lograr una educación con calidad y que la tecnología y la ciencia hagan parte del currículo educativo es uno de los principales retos para las nuevas autoridades educativas.
La nueva agenda apunta a encarar el año escolar con cambios en la enseñanza hacia una mirada más amplia de la educación. Uno de los primeros pasos hacia este camino es lograr un consenso en la elaboración de la resolución 001/2020 y, para ello, las autoridades están impulsando encuentros con el magisterio urbano y rural. En estas reuniones también han surgido propuestas para la revisión de la Ley Avelino Siñani- Elizardo Pérez, que también debe inscribirse en la agenda.

13
Una reinge niería del sistema de salud y más recursos
Uno de los grandes retos en el área de la salud es lograr que los tres niveles de atención funcionen de forma adecuada para acabar con la saturación de pacientes, la falta de camas y de personal. Además, se debe trabajar para solucionar la falta de recursos humanos y garantizar el Sistema Único de Salud (SUS). Una de las primeras tareas para el próximo Gobierno debería ser realizar una reingeniería del sistema para que los nuevos ítems lleguen donde se precisan y garantizar los recursos para echar a andar el SUS. Asimismo, se debe aprobar la ley que plantea la asignación del 10% para salud en el Presupuesto General del Estado, lo que garantizará recursos necesarios para fortalecer los centros de primer, segundo y tercer nivel. Otra prioridad es lograr que la Ley del Cáncer no se quede en papeles y se garantice el tratamiento y medicamentos para los pacientes.

14
Se debe trabajar en la prevención familiar para evitar los feminicidios en el país
El país cerró esta gestión con una nueva cifra negra, 114 feminicidios registrados. Son menos que los 128 de 2018 y más que los 109 suscitados en 2017. Si bien el incremento anual tuvo un quiebre en este año, aún, en promedio, en Bolivia se mata a una mujer cada tres días. 

Autoridades policiales como el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia de Santa Cruz, Paúl Saavedra, insisten en trabajar en temas de prevención en las familias para terminar con este lenta, pero incesante escalada de hechos de sangre. Organizaciones de mujeres que trabajan para que los casos no queden impunes y los culpables paguen por estas muertes, como Mujeres Creando, exigen dar celeridad a las investigaciones y empoderar a las féminas, para que denuncien los abusos y no dejen a los agresores libres, ya que luego las consecuencias terminan siendo fatales. 

Se espera que para este año las normativas, que se impulsan desde la presidenta Jeanine Áñez, cumplan su objetivo y se puedan bajar los indicadores a través de prevención y educación.

15
Nuevas reglas para una mejor justicia y bajar el hacinamiento penal
La Ley de Abreviación Procesal Penal, cuyo espíritu es dar celeridad a los procesos judiciales y ayudar a la disminución del hacinamiento carcelario, busca plantear nuevas reglas del juego en el país. 

La norma, que fue elaborada por la anterior gestión gubernamental, establece, entre otros detalles, la fijación de tiempos determinados para la detención preventiva y la investigación preliminar, para así acelerar los procesos judiciales y obtener sentencias de manera más ágil.

Las autoridades que son parte del Gobierno en transición, han asegurado como política institucional la lucha contra la corrupción y la institucionalización de los cargos judiciales. 

El ministro de Justicia, Álvaro Coimbra, aseveró que en la anterior gestión gubernamental se pagaba hasta $us 20.000 para optar por un cargo como juez y añadió que más de dos tercios de los cargos, eran ocupados por personal transitorio y no institucionalizado, una de las apuestas que se quiere consolidar durante esta gestión.

Desde Régimen Penitenciario, analizan las políticas necesarias para bajar el 225% de hacinamiento carcelario que hay en el país, donde más de 19.000 conviven de manera precarea e insalubre en las 98 cárceles y carceletas repartidas en todo el territorio nacional. 

Los datos aún indican que el 69% de la población carcelaria es preventiva, aunque instituciones como la Clínica Jurídica han descubierto que esta situación, en muchos casos, es peor que una sentencia ya que los años de privación de libertad son más que los años de condena establecidos por la legislación.

16
Acabar con los puentes aéreos y tomar control de algunas zonas en el país
Desde el Ministerio de Gobierno, cuyo titular es Arturo Murillo, se anunció la aplicación de un plan de lucha frontal contra el narcotráfico y que este problema no siga coludiendo a autoridades policiales y judiciales, como quedó demostrado cuando se reveló que el 94% de los reos indultados en el país eran gente involucrada, de una y otra manera, en acciones de narcotráfico.

Se debe tomar control de áreas donde las autoridades parecen ser una piedra en el zapato, como Chapare, donde año tras año se destruyen la mayor cantidad de fábricas de pasta base de cocaína.

17
El desafío es conseguir mayor financiamiento para los proyectos artísticos
El 2019 fue un año de grandes logros para el arte y la cultura, por el potenciamiento que lograron algunos proyectos. 

Estos recursos fueron gestionados a través de fondos concursables y también desde fundaciones privadas, y se consiguieron desde la Responsabilidad Social Empresarial. Una de las instituciones que más recursos destinó fue el ex Ministerio de Planificación que, a través del Programa de Intervenciones Urbanas, destinó recursos en todos los sectores del arte. 

En tanto que desde el impulso privado se destacó la gestión de Smart Life, fundación dependiente del grupo empresarial Pentá- gono, que otorgó recursos para distintas expresiones y proyectos. 

En ambos casos, se espera que el apoyo siga en 2020 y que el fomento a la cultura se genere desde otras instituciones. Sin embargo, es necesario remarcar que el apoyo a las iniciativas culturales dependerá de un mayor esfuerzo en el planteamiento de proyectos, con las iniciativas de sus actores. El compromiso debe estar en ambos bandos, gestores y actores.

18
La mala imagen del fútbol boliviano debe cambiar
Este año que comienza, el fútbol boliviano debe cambiar la mala imagen que ha dejado en 2019, lo que llevó a tener una de las peores temporadas de la historia, pues tuvo dudas en su inicio por deudas de los clubes, luego hubo impugnaciones, denuncia de amaño de partidos; Aurora presentó juveniles ante Bolívar (foto) y solo jugó un tiempo, la quita de puntos a San José y Sport Boys por demanda de jugadores, la no presentación de Guabirá y Sport Boys a sus partidos con Aurora y Real Potosí, respectivamente, pelea a golpes entre los dirigentes Marcos Rodríguez (FBF) y Fernando Blanco (Destroyers), por nombrar algunos de los problemas. A nivel selecciones fue un fracaso la participación de la Verde en la Copa América de Brasil y ahora debe encarar las eliminatorias al Mundial de Catar 2022.

El hincha siempre se ilusiona y espera buenos resultados. César Salinas, presidente de la FBF, fue apuntado en muchas ocasiones de no manejar bien el fútbol nacional y en las últimas horas de 2019 declaró: “Que el próximo año (2020) arranquemos de manera desinteresada, con más desprendimiento, no pensemos de que en cada acto de la Federación hay un trasfondo”.

19
Puede ser un tema bastante trillado, pero es una constante el hecho de que los deportistas nacionales de las diferentes
disciplinas reciben poco o nada de apoyo para su preparación durante toda una temporada y para ello es importante el compromiso del Gobierno nacional, a través del Ministerio de Deportes, así como de las empresas privadas. Casi de forma simbólica y en contadas ocasiones a nuestros atletas se les brinda algo de apoyo antes de una competencia internacional y el desafío debe ser que los deportistas tengan las condiciones de entrenarse de la mejor manera durante todo el año y estar preparados para encarar cualquier competencia.

20
Nuevos aires 20 soplan en las pasarelas y debemos ponernos a tono con ello
Hoy ingresamos a una nueva década del siglo XXI y con ello vienen nuevas tendencias en los certámenes de belleza y la moda. 

La típica reina bonita y simpática no es suficiente para estos tiempos de masificación de redes sociales. Esa tendencia es global, lo hemos visto en el Miss Universo, en el que la inclusión y valoración de nuevos paradigmas son más valorados, inclusive que la apariencia física. 

Bolivia debe elegir misses con formación académica, inteligentes, talentosas y con compromiso social. La moda nacional ha ganado su espacio en las vitrinas internacionales, pero necesita más presencia de calidad en eventos extranjeros, con propuestas diferentes, sin perder nuestra identidad.