Escucha esta nota aquí

Berthy Vaca Justiniano - berthy.vaca@grupoeldeber.com

Una información que llegó a oídos de las divisiones Crimen Organizado y Trata y Tráfico de Personas de la Felcc, desveló un caso de trata con fines de adopción ilegal de una mujer peruana contactada desde Bolivia en su país por medio de una página de Facebook denominada Adopción de un bebé Bolivia.

Los agentes allanaron el lunes, a las 11:00, una vivienda en la avenida Litoral, zona de la Villa Primero de Mayo, donde arrestaron a Jocelín Arce Quiroz, que estaba en posesión de una niña de un mes y medio de nacida como madre adoptiva, y su hermana Mariela, sindicada de cómplice en el caso.

Al comprobarse los extremos denunciados, ambas mujeres fueron conducidas a la Felcc para ampliar la investigación y la bebé fue entregada en custodia a la Defensoría de la Niñez y Adolescencia.

Fraguaron documentos

El mayor Napoleón Espejo, jefe de Trata y Tráfico en la Felcc, reveló que Santiago R.T. (colombiano), pareja de Yocelín, contactó hace más de cuatro meses a la peruana Luz Clarita Rojas Tórrez, que en ese momento estaba con siete meses de embarazo e hicieron el trato para la venta de la bebé.

De ese modo, la extranjera se trasladó a Santa Cruz, la alojaron en la casa de las ahora aprehendidas y falsificaron documentos de identidad para que la gestante pase a tomar el nombre de Yocelín Arce Quiroz, con el que se hizo los controles prenatales en territorio nacional, más concretamente en una clínica de la Villa, donde terminó dando a luz hace un mes y medio.

Al cabo del proceso de nacimiento, los tratantes pagaron una suma de dinero a la madre biológica, que se marchó a su país. Entre tanto, la nueva madre de la criatura estaba tramitando la cédula de identidad de la pequeña con el certificado de nacido vivo que estaba a su nombre.

El monto ofrecido a la peruana era de $us 15.000. Hasta el momento se sabe que recibió 200 soles (Bs 400) como adelanto.

Asimismo, con el objeto de garantizar la adopción ilegal hicieron firmar a Luz Clarita un documento privado y un video en los que renuncia a la custodia de su hija.

El mayor Espejo dijo que abogados que se prestaron para el ilícito serán citados a declarar, así como también se busca al marido de la madre adoptante.

Por otro lado, por medio de la cooperación, la Policía local pedirá a sus pares de Perú la captura de la madre que vendió a su bebé.