Escucha esta nota aquí

Unas de las peores lluvias e inundaciones de las últimas décadas dejaban el sábado más de 150.000 evacuados en Paraguay, Argentina, Brasil y Uruguay, como consecuencia de la crecida de ríos limítrofes, manteniendo en alerta a las autoridades.

Las intensas tormentas causadas por el fenómeno de El Niño en esta región durante la semana de Navidad causaron desastres en Paraguay.

La gran crecida del río Paraguay provocó 130.000 evacuados, según las autoridades. Cuatro personas murieron aplastadas por la caída de árboles y la capital, Asunción, quedo sin electricidad temporalmente.
Los cuerpos de socorro continúan las labores de rescate y evacuación, indicó a la AFP David Arellano, jefe de Operaciones de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN).

"No podemos dejar abandonadas a las miles de familias que cada año son afectadas por inundaciones", dijo el presidente Horacio Cartes en su mensaje de Navidad. El mandatario decretó el estado de emergencia para liberar más de 3,5 millones de dólares en atención para los evacuados.

Los efectos del fenómeno meteorológico El Niño -resultante de la interacción entre el océano y la atmósfera en las zonas oriental y central del Pacifico ecuatorial- son uno de los más virulentos desde 1950 y podrían continuar hasta el primer trimestre de 2016, según predijo la Organización Meteorológica Mundial (OMM) de la ONU en noviembre pasado.

"La peor inundación de los últimos 50 años" 

Otras dos personas fallecieron y unas 13.500 personas fueron evacuadas en al menos tres provincias del noreste de Argentina, principalmente por la crecida del río Uruguay, que colinda con el país homónimo, según los últimos reportes de las autoridades.

La provincia agroindustrial de Entre Ríos es la más afectada con unas 10.000 personas desplazadas de sus hogares, la mayoría en Concordia, una ciudad de 170.000 habitantes a orillas del río Uruguay y que vive su "peor inundación en 50 años", según las autoridades.

"Si bien se venía pronosticando que con la corriente del Niño podía haber inundaciones, nunca pensamos que iba a tener las dimensiones que tiene hoy", expresó el jueves el alcalde de esa ciudad, Enrique Cresta.

El secretario de Desarrollo Humano de Concordia, Guillermo Echenause, advirtió que los evacuados podrían subir a 20.000 si el río Uruguay aumenta su nivel a los 17 metros.

"Tenemos un protocolo de trabajo y previsiones para los 14 metros (de altura del río Uruguay), pero esto lo superó ampliamente, nunca estuvimos en una situación de este tipo", admitió el viernes.

Otros 2.000 evacuados se registraron en la vecina Corrientes (90.000 habitantes) y 1.500 más en Chaco. En ambas provincias el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, tenían previsto este sábado un recorrido para "evaluar los daños", indicó un comunicado del gobierno argentino.

Brasil y Uruguay también afectados

El fuerte caudal del río Uruguay golpeó además varios departamentos del norte del país homónimo y parte del estado brasileño de Rio Grande do Sul (sur), donde 1.795 familias (unas 9.000 personas) fueron desplazadas por el temporal registrado en los últimos días.

Este sábado, la presidenta Dilma Rousseff sobrevoló la región de Uruguayana, la principal ciudad del sur del país también a orillas del río Uruguay.

El mayor Rinaldo da Silva Castro, de la Defensa civil regional, declaró a los periodistas que 38 ciudades de esa región brasileña fueron afectadas por las crecidas de los ríos Uruguay y Quaraí.

El norte de Uruguay vivía asimismo los estragos de las abundantes lluvias registradas la última semana, y el viernes de Navidad subieron a casi 7.000 los desplazados, según el último reporte del Sistema Nacional de Emergencia (Sinae).

El organismo indicó que la situación más grave se registra en el departamento (provincia) de Artigas, al norte del país, con 2.174 desplazados, además de Salto y Paysandú, las tres regiones están separadas de Argentina por el río Uruguay.