Escucha esta nota aquí

La presidenta Jeanine Áñez pidió a los operadores de justicia del país, durante la inauguración del año judicial 2020 en Sucre, que la ayuden a erradicar la violencia contra las mujeres, a incrementar la credibilidad de la población hacia los juzgadores, a conseguir la independencia de las presiones políticas al momento de dictar fallos y al mismo tiempo se comprometió a mejorar, de manera paulatina, la asignación presupuestaria para el Poder Judicial.

Áñez hizo estos planteamientos en la sede del Tribunal Supremo de Justicia, donde jueces y magistrados del país siguieron atentos sus palabras, que en principio se concentraron en sensibilizar a todos con la necesidad de acabar con la violencia hacia las mujeres.

“Pido al Órgano Judicial y al Ministerio Público que nos acompañen en esta compleja y dura tarea para erradicar la impunidad”, dijo la mandataria y afirmó que cada feminicidio es una muestra del fracaso del Estado, “que no supo garantizar el ejercicio pleno del derecho que tenemos las mujeres a una vida libre de violencia”.

La jefa de Estado recordó que 2019 cerró con 117 feminicidios, asesinatos que, afirmó, mantienen en luto a Bolivia. Además, recordó que se cometieron 17.674 casos de violencia contra las féminas y que la gestión pasada se cerró con un promedio de nueve violaciones (de mujeres y niños) diarias en el país.

Como una de las tareas inmediatas para luchar contra la violencia hacia las mujeres, la presidenta dijo que cuenta con el compromiso de la presidenta del Tribunal Supremo de Justicia, María Cristina Diaz, autoridad con la que avanzará en la consolidación de la creación de juzgados especializados en violencia, que respondan y atiendan de manera eficiente y rápida los hechos de violencia. “La violencia hacia las mujeres nos ha rebasado y no se ha encontrado ninguna respuesta”, afirmó la jefa de Estado.

Mejor presupuesto

“Cuando los sistemas institucionalizados del Poder Judicial funcionan deficientemente, no solo ponen en riesgo la gobernabilidad, sino que afecta los derechos y libertades de las personas. Esa crisis de la justicia ha profundizado la violencia”, ejemplificó.

En ese marco, la presidenta indicó que para garantizar la independencia de la institucionalidad del Órgano Judicial también se deben ajustar otros factores, como el económico, por lo que consideró que “el 0.38% del presupuesto (asignado) es muy bajo”.

Áñez dijo que el Poder Judicial necesita alrededor de $us 200 millones adicionales, para la creación de juzgados, la construcción de infraestructura y la compra de equipos necesarios para poner en marcha estos cambios.

Finalmente la presidenta adelantó que en la primera reformulación del presupuesto, se atenderá de manera progresiva las necesidades judiciales.