Escucha esta nota aquí

El dirigente socialista español Pedro Sánchez defendió ayer en un crispado Congreso su candidatura para liderar un inédito gobierno de coalición de izquierdas que termine con ocho meses de bloqueo político y haga del diálogo en Cataluña “una prioridad absoluta”.

“No se va a romper España, no se va a romper la Constitución, aquí lo que se va a romper es el bloqueo”, dijo Sánchez en previsión de los duros reproches que la oposición le dedicaría por querer “acabar” con el país.

“El gobierno va a trabajar para superar el conflicto político en Cataluña (...) El diálogo siempre dentro de la Constitución será una prioridad absoluta”, insistió.

El debate debe alargarse hasta el martes cuando se prevé el fin de la parálisis iniciada con la celebración de las elecciones de abril, el posterior fracaso en la formación de un gobierno y la repetición de los comicios el 10 de noviembre.

Coalición

Primera fuerza con 120 diputados, los socialistas del PSOE buscan un gobierno junto a la izquierda radical Podemos (35) con un programa social, ecologista y feminista.

“Aspiramos a que España se convierta en un referente para Europa y para el mundo de la justicia social porque es la mayor vacuna frente a (...) la ultraderecha”, dijo el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que apunta a vicepresidente.