Escucha esta nota aquí

Silvana Vincenti

silvana.vincenti@grupoeldeber.com

El 23 de diciembre pasado, a los 30 minutos de su nacimiento, una bebé sufrió una caída en el Servicio de Quirófano del Hospital Municipal Los Pocitos, lo que le ocasionó una fractura en el cráneo y 40 días de impedimento.

Aunque el personal de salud asegura que se trató de un accidente, los padres de la pequeña presentaron una denuncia por los delitos de lesiones leves y graves, al considerar que se trató de un descuido.

La responsable de la Defensoría de la Niñez y la Adolescencia, Minerva Guerrero, explicó que su oficina ya ha tomado conocimiento del caso y que se han iniciado las investigaciones necesarias, además de tener conversaciones con los progenitores de la menor y agilizar la denuncia.

“Vamos a ser parte de este proceso”, aseguró, y dijo que a la fecha ya están ampliando la información social, “que va a ser determinante para ver cómo se encuentran los padres y cuál es la situación de la niña, que ha sido dada de alta del hospital Los Pocitos, pero la mamá no ha podido regresar para su seguimiento”.

La explicación del hospital

Anteriormente, la directora y pediatra del centro médico, Paula Flores, y el secretario interino de salud de parte del Municipio, Carlos Vega, en conferencia de prensa explicaron que la bebé es de contextura grande (nació con 4.800 gramos) y que al ser pinchada para análisis de glicemia se movió y cayó de la servocuna, cuyas varillas de 10 cm no lograron contenerla.