Escucha esta nota aquí

Se cerró la temporada 2019 de competencias en el fútbol boliviano y en el balance surge la pregunta, ¿qué joven jugador de los 14 clubes de la División Profesional demostró gran proyección?

Cabe recordar que en 2019 se implementó una nueva normativa en el Reglamento del Campeonato, que en el artículo 63 establece que cada club está obligado a utilizar un juvenil sub-20 durante 45 minutos de un partido oficial. Esta disposición originó que todos los equipos pongan un poco más de atención a sus divisiones menores para sumar a sus plantillas a los más destacados.

Incluso, la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) relanzó el torneo de Reservas justamente para promover nuevas figuras y que estén mejor preparados para dar el salto al fútbol profesional.

De lo que se vio el año pasado, aparecieron jugadores que destacaron unos más que otros. En esto tuvo mucho que ver la decisión que tomaron algunos entrenadores, como el de Blooming, Erwin ‘Platiní’ Sánchez, que dada la crítica situación económica del club debió acudir a la cantera.

A los celestes le fue bien porque en una sola temporada han promocionado a casi una decena de juveniles, entre ellos el lateral Roberto Carlos Fernández, que tras mostrarse en el torneo Apertura fue convocado a la selección que disputó la Copa América de Brasil y después fue transferido al Cultural Leonesa de la segunda división B del fútbol español por 250.000 dólares.

Así como Fernández, en la academia surgieron jugadores como César Menacho (delantero), Edward Vaca (lateral), Clodys Menacho (extremo), Omar Cayo (delantero), Nelson Orozco (delantero) y Pablo Luján (volante).

En el campeón del torneo Clausura, Wilsterman, surgieron dos jóvenes valores que pintan para consolidarse. Es el caso del lateral Carlos Daniel Pérez, titular en toda la temporada y del atacante Sebastián Galindo, ambos cochabambinos y de las menores del club.

Bolívar apostó por el cochabambino Erick Cano, un enganche habilidoso que se formó en Aurora. Es el sub-20 con más minutos en cancha durante la temporada, especialmente en el segundo torneo del año.

The Strongest tuvo en el volante tarijeño Ramiro Vaca a su mejor estandarte, pues a consecuencia de la jerarquía que demostró en el equipo atigrado fue llamado a la selección mayor. También vale la pena destacar en el cuadro aurinegro al atacante yacuibeño Gabriel Sotomayor, que en el tramo final del torneo Clausura mostró sus dotes de goleador.

San José probó a Jorge Áñez como lateral por derecha. Lo hizo de gran manera, que se ganó la titularidad en la temporada. Este jugador cochabambino es otro de los que se formó en el equipo del pueblo.

Oriente Petrolero se dio el gusto de disfrutar de la calidad de John García, formado en la Academia Tahuichi, pero que este año llegó cedido al equipo refinero tras una corta experiencia en el Huachipato de Chile. Así como este joven mediocampista surgieron jugadores como Daniel Rojas (volante), Robin Canido (lateral), Samuel Pozo (volante), Brayan Calderón (defensor), Juan Carlos Parada (lateral) y Carlos Solis (volante). La mayoría de estos futbolistas seguramente serán tomados en cuenta en el 2020.

Royal Pari no se queda atrás con el atacante Layonel Figueroa, un extremo zurdo con notable calidad técnica, y el enganche Ricardo Orihuela.

Guabirá consolidó al extremo Gustavo Peredo, que empezó jugando de lateral por derecha. También le dio su oportunidad al defensor Carlos Choré y al volante Hugo Salvatierra; este último de solo 16 años.

Sport Boys ayudó a crecer al volante central Franz González, pero en sus filas también tuvo a Camilo Góngora, un extremo de 18 años, que puede dar mucho que hablar este año.

Destroyers también mostró talento entre sus más jóvenes. Es el caso de los volantes José Rodríguez y Denilson Guzmán.

Así opinan ‘Tucho’ Antelo y Álvaro Peña

Dos entrenadores cruceños tienen su versión sobre la presencia de juveniles en esta temporada del fútbol profesional.

Para Álvaro Peña, que dirigió al Wilstermann campeón del Apertura 2018, solo surgieron jugadores rescatables en este 2019, no así jóvenes valores que desparramaron talento.

Destacó al lateral Carlos Pérez, del cuadro aviador, que hizo debutar cuando fue DT del equipo rojo cochabambino, como también Jorge Áñez, de San José. “No he visto un jugador que haga la diferencia o que pinte para crack. Si hay rescatables”, dijo el ex goleador y mundialista con la selección de 1994.

Para Víctor Hugo ‘Tucho’ Antelo, que dirigió hasta el final del torneo Clausura a Destroyers, tampoco vio a un sub-20 con un nivel descollante, pues según su criterio para que esto pase tiene que haber un equipo que acompañe al buen rendimiento del joven futbolista.

“No he visto un jugador juvenil que haya brillado en la temporada como ha ocurrido en otros años”, sostuvo el adiestrador, que en su etapa de futbolista marcó 350 goles y su debut lo hizo a los 19 años en el club Oriente Petrolero.