Escucha esta nota aquí

La temporada 2019 todavía no acabó en el fútbol boliviano y todo apunta a que terminaría con el descenso de Destroyers, equipo que terminó último en la tabla de posiciones acumulada (sumatoria de los dos torneos del año) igualado con Sport Boys, ambos con 39 puntos, aunque el Toro fue marginado luego de no presentarse a jugar en la última fecha del Clausura contra Real Potosí, en la Villa Imperial. Corrió la información que Real Santa Cruz ocupará el lugar del Cuchuqui, aunque lo oficial se conocerá este lunes, cuando se lleve a cabo el consejo superior de la División Profesional.

En La Paz, un diario de circulación nacional, afirmó que Destroyers ya descendió de la División Profesional y que su lugar en la temporada 2020 lo ocupará Real Santa Cruz, subcampeón de la Copa Simón Bolívar y que, en principio, debía jugar el indirecto con el penúltimo de la tabla acumulada.

En Destroyers no quisieron hablar del tema, mientras el presidente de la FBF, César Salinas, dijo (el viernes) que el consejo resolverá el caso.

Se fue un 2019 para el olvido en la dirigencia: la reprogramación del partido Guabirá-Aurora, en la primera fecha, cuando el azucarero no viajó a jugar a Cochabamba, pero el árbitro y el equipo rival estuvieron presentes en cancha (el partido después fue reprogramado); la demora para hacer cumplir los fallos del TRD contra Sport Boy y San José, que perdieron puntos.

También el bochornoso actuar de Aurora, que presentó un equipo juvenil ante Bolívar, en La Paz, donde no salió a jugar el segundo tiempo aduciendo que varios de los chicos tuvieron problemas estomacales, dejando una imagen pésima de un fútbol de primera división.

Por este tema Bolívar demandó a Aurora ante el Tribunal de Disciplina Deportiva, que por cierto había cumplido su gestión hace poco más de un mes, pero la FBF le envió una carta para que continúe trabajando. Ante ese panorama, este lunes será un día clave para la continuidad o no en el profesionalismo del equipo cruceño.