Escucha esta nota aquí

Más de dos meses después de los hechos de sangre ocurridos en el barrio Guadalupe, zona de Cofadena, de Montero, fue aprehendida la exadministradora del Hospital Municipal Alfonso Gumucio Reyes. Allí perdieron la vida los dos dirigentes unionistas Mario Salvatierra y Marcelo Terrazas, durante un enfrentamiento con miembros afines al MAS que intentaban frenar las protestas nacionales por el fraude electoral de octubre de 2019.

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), Wilson Castro, confirmó la detención de la mujer identificada como Mirtha Mery Sanjinez Alcócer, acción que fue ejecutada por los miembros del Departamento de Inteligencia y Análisis Criminal (DACI) de Montero, quienes luego de realizar un seguimiento al paradero de la mujer, procedieron a dar cumplimiento con la orden de aprehensión que había en su contra.

“Aquí lo que vemos es que hubo protección de la mujer e incumplimiento de deberes al brindarle auxilio y ayuda a un sujeto que participó de los hechos luctuosos de ese municipio. Ella, como administradora, autorizó la atención irregular (de Facundo Molares), mientras que en esos mismos días se negaba la atención a gente vinculada con la defensa de la democracia y de la Unión Juvenil Cruceñista, que llegaron heridos hasta este centro. Aquí se da la participación directa de esta persona, que prestó protección a un sujeto (Facundo Molares) con serios antecedentes delictivos y que participó activamente de los enfrentamientos”, explicó el jefe de la Felcc, a tiempo señalar que Sanjinez estaba oculta en un condominio ubicado sobre la carretera a Cotoca.

Más pesquisas

El teléfono celular que la mujer tenía en su poder será objeto de pericias para determinar con qué personas tuvo contacto durante el tiempo que estuvo evadiendo la acción de la justicia y si hay la posibilidad de encontrar nuevos indicios de más gente que podría haber participado en el auxilio y la protección al miembro de las FARC, detenido en el penal de máxima seguridad Chonchocoro.

Sanjinez, hasta el cierre de esta edición, aún no había prestado su declaración informativa ante los fiscales que siguen el caso. Se espera que hoy pueda ser presentada ante un juez cautelar y conocer su versión de lo ocurrido a finales de octubre y principios de noviembre de 2019.

Por el momento ella es vinculada por otros detenidos de este caso, como parte del grupo de gente que protegió a Molares.