Escucha esta nota aquí

Juan Guaidó fue ratificado ayer como presidente del Parlamento de Venezuela por diputados opositores en la sede de un periódico, después de que un congresista rival, Luis Parra, se proclamara en el Palacio Legislativo como jefe de la cámara con apoyo chavista.

“Juro (...) hacer cumplir” la Constitución como “presidente del Parlamento y presidente encargado de Venezuela”, dijo Guaidó tras recibir votos de 100 legisladores en una sesión en la que participaron diputados inhabilitados por acusaciones penales que la oposición denuncia como actos de “persecución política”. 

El proceso fue nominal, congresista por congresista.

Desde ese cargo, el líder opositor reclamó el 23 de enero de 2019 la presidencia interina del país con reconocimiento de medio centenar de naciones, encabezadas por Estados Unidos, que este domingo le reiteró su respaldo.

Parra, quien tras ser acusado de corrupción rompió hace un mes con Guaidó, se juramentó más temprano a los gritos con un megáfono en el Congreso mientras el dirigente parlamentario intentaba, sin éxito, entrar a la unicameral Asamblea Nacional. La oposición calificó ese acto como “un golpe de Estado parlamentario”.

Guaidó trepó las rejas perimetrales del edificio, pero militares con escudos antimotines le impidieron saltarlas, constataron periodistas de AFP.

El dirigente tildó a las fuerzas militares y policiales que establecieron piquetes en las calles de acceso al palacio de “órganos represivos de la dictadura”. Hubo cuatro horas de forcejeos.

Reconocimiento a Parra

El presidente socialista Nicolás Maduro, quien ha logrado mantenerse en el poder apoyado por la Fuerza Armada y países como China, Rusia o Cuba, reconoció a Parra.

“La Asamblea Nacional ha tomado una decisión y hay una nueva junta directiva (...). Venía sonando que el diputado Juan Guaidó iba a ser sacado”, celebró Maduro, vestido de beisbolista, en la inauguración de un estadio en el estado Vargas, donde nació Guaidó.

Ante la ausencia de Guaidó en el Palacio Legislativo, el diputado Héctor Agüero, del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), subió a la tribuna presidencial aupado por la bancada chavista y llamó a sesión alegando que se trataba del legislador de mayor edad, con 79 años, y que por ello tenía esa potestad.

Fue entonces cuando Parra se proclamó tras una consulta a mano alzada. No se contaron los votos.

Parra aseguró a la prensa que la sesión contó con 140 diputados y que 81 aprobaron su postulación. El congresista chavista Pedro Carreño, no obstante, aseguró a la AFP que fueron 84 votos, mayoría simple en la cámara.

Luego de la proclamación de Parra, que tildó de “show burdo”, Guaidó llamó a una sesión a diputados opositores en las instalaciones de El Nacional y allí fue ratificado.

Condena internacional

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, condenó los “actos de violencia” y “cualquier acción de usurpación realizada contraria a la legitimidad constitucional y a las mayorías” del Parlamento venezolano.

Asimismo los países del Grupo de Lima rechazaron el resultado de la elección al condenar “el uso de la fuerza por el régimen dictatorial de Nicolás Maduro” para impedir que diputados puedan “acceder libremente” a esa reunión.