Escucha esta nota aquí

El presidente del club Destroyers, Carlos Lorgio Blanco, le dio con todo al líder de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), César Salinas, luego de que ocho clubes impidieran que se lleve a cabo el consejo superior de la División Profesional en el hotel Cortez de la capital cruceña. Blanco no se guardó nada para descalificar a Salinas, que amaneció con una resolución para descender de manera directa al Cuchuqui.

“Este tipo se pasó de dictador y que me meta juicio, porque para mí lo es. Que se reúna un domingo por la noche, para sacarme como lo tenía planeado, para mí es un dictador”, disparó Blanco. La molestia del dirigente es porque el comité ejecutivo liderado por Salinas determinó descender a Destroyers y ascender a Real Santa Cruz.

“Gracias a Dios hay clubes que se dieron cuenta del abuso. Aquí está la lealtad y no se trata de un bloque regionalista, está Wilstermann y Bolívar y seguro se van a sumar otros clubes. Este hombre (César Salinas) tiene que irse a su casa”, agregó.

Blanco reveló que Salinas le ofreció trabajo a él y a su hija que no aceptaron. “Que vaya y vea las filmaciones que tengo en mi oficina cuando él iba y me ofrecía trabajo, al igual que a mi hija que es arquitecta. ¿Esa es su rabia, porque yo nunca quise aceptarle trabajo?. Quisiera que se lo niegue”, desafió el destroyano.

Finalmente, el consejo superior se suspendió por falta de cuórum. La FBF deberá fijar nueva fecha para la importante reunión de los clubes profesionales del país.