Escucha esta nota aquí

Su madurez le juega a favor, tanto dentro como fuera de las canchas. Luchó desde hace bastante tiempo, se capacitó y sintió que era el momento para conocer el fútbol europeo y lo logró. Hace dos meses y medio que la futbolista boliviana Paola Andrea Álvarez Aguilar (29 años) fichó para el Real Racing Club de Santander, de la segunda división de España, y cumplió su sueño. Hoy pasa por un buen momento siendo titular en el primer equipo. Su salto, además de los de Ángela Cárdenas (Ciudad de Murcia) y de Paola Guzmán (Almassora de Castellón), permitió que clubes del exterior pongan la mira en las futbolistas nacionales.

¿Crees que el 2019 fue tu mejor año?

Futbolísticamente, sí. Fue uno de mis mejores años porque me ficharon dos clubes del exterior, primero el Taubaté de Brasil y después el Racing Club de Santander de España. Gracias a Dios se me dieron las oportunidades para salir de Bolivia y son experiencias enriquecedoras para mi carrera.

¿Racing es un club grande?

Las instalaciones cuentan con una cancha en donde se entrena el primer equipo de varones, tenemos el vestuario, gimnasio, campos deportivos (…) El club tiene tres divisiones: A, B y C (mayores). También hay las diferentes categorías menores. Los cuerpos técnicos son muy completos y de mucha experiencia. Primera vez que estoy en un club que cuenta con profesionales de diferentes disciplinas (sicólogo, nutricionista, preparador físico, fisioterapeutas, preparador de arqueros y otros) que aportan para formar a los futbolistas.

¿Cómo fue tu bienvenida?

Me recibieron muy bien, incluso, el esposo de la presidenta (Anto Verdugo) me hizo conocer las instalaciones de la Federación Española de Fútbol. Luego realicé mi primer entrenamiento.

¿Te han tomado en cuenta en todos los partidos?

Fui convocada por el técnico (Pablo Bolado) dos días después de mi llegada, pero no jugué porque recién me estaba adaptando. Luego me vieron más días de entrenamientos y quedé como la primera arquera, desde ahí me siguen dando la confianza. Voy atajando ocho partidos desde mi fichaje.

¿Qué te han dicho sobre tu rendimiento, más allá que seas titular?

Converso bastante con el preparador de arqueros (José Raba), me corrige bastante. Antes de cada entrenamiento, hablamos de qué hicimos bien en el partido anterior y qué tenemos que mejorar. Me piden que salga jugando con los pies. Primero hago trabajo en espacio reducido, después realizo práctica específica con las arqueras. Las pocas veces que he hablado con el técnico (Pablo Bolado) me dijo que estaba contento con mi rendimiento y destacó las buenas atajadas que tuve en algunos partidos. Ellos nos ayudan a crecer y me han dicho que tuve buenos cotejos, claro que tengo muchas cosas que corregir, pero para eso trabajo día a día.

Según tus experiencias, ¿existe mucha diferencia entre el fútbol boliviano y el de la segunda división de España?

El balompié nacional no está lejos, lo que hace falta es apoyo para la preparación y así se tendría un rendimiento diferente. Se necesita mayor tiempo para entrenarse, una mejor infraestructura adecuada para nosotras y material deportivo que nos permita realizar un buen trabajo.

Y, entre el fútbol brasileño y el español, ¿qué varía?

Creo que no hay mucha diferencia, porque ambos tienen bastante apoyo. En Brasil, el fútbol es muy reconocido, así como en España.

¿Qué ha sido lo más difícil desde que llegaste a España?

Todavía no estoy totalmente acostumbrada al cambio de horario. También estoy adaptándome a las bajas temperaturas, ya que aquí se entrena, aunque llueva, haga frío (…) No hay excusas para no practicar. En Bolivia, no te prestan la cancha si está cayendo un poco de agua para cuidarla. Mientras que aquí, el cronograma no está sujeto al clima. También estoy aprendiendo a relacionarme con personas de diferentes nacionalidades.

Estás percibiendo un bono, ¿qué se siente?

Como futbolista uno busca el reconocimiento y que poco a poco el balompié femenino tenga más apoyo. Recibir un pago por lo que uno hace es importante, en Bolivia uno lo hace netamente por pasión. Se siente bien.

¿Corriste muchos riesgos al quedarte en España?

Sí, pero fue clave el apoyo que recibí, primero de mis padres (Norah Aguilar y Raúl Álvarez), después de mis hermanos (Claudia y Álvaro Álvarez Aguilar) y luego el director técnico de la selección boliviana, Napoleón Cardozo. Ellos me motivaron para que me pruebe en Racing Club Santander. También recibí el espaldarazo de la directora de la Federación Boliviana de Fútbol, Lily Rocabado, porque nosotras (con Ángela Cárdenas) estábamos a su cargo (cuando viajó como entrenadora de arqueras al torneo Cotif ), Ahora con la documentación que tenemos, ya no, porque se realizó los pasos correspondientes para obtener el permiso de trabajo y residir legalmente en España.

No tuviste otra opción que creer...

El riesgo era grande, porque si no quedaba seleccionada, iba a ser complicado lo que venía después y más, si la gente que sabe lo que he hecho me iba a ver fracasar, pero tampoco podía quedarme con la duda de que si podía o no. Fueron muchas horas de ansiedad, pero la tuve a mi hermana Claudia cerca para decirme: tranquila, haz lo tuyo. Además, estuvo a mi lado el empresario Daniel Duarte que fue quien hizo las negociaciones con la institución.

¿Estabas lista para llegar a Europa?

Llegué a Europa en el momento justo, luego de entrenarme en un club brasileño, por unos cuatros meses. Si bien, no tuve la oportunidad de atajar, pero el haber estado en un fútbol tan reconocido me ayudó para llegar a España. En Racing, valoraron mucho el que ya había militado en el Tabauté, estaba bien preparada por los entrenamientos exigentes que tuve.

Son tres bolivianas que están jugando en España (también están Ángela Cárdenas y Paola Guzmán), ¿es una buena señal para el fútbol femenino?

Por supuesto, es importante que salgan jugadoras de Bolivia y sé que seguirá siendo así, se vienen nuevas contrataciones para que otras compañeras puedan mostrar su talento. Esperemos que cada año vaya aumentando el número para mejorar los resultados en las diferentes selecciones.

¿Por qué le cuesta tanto salir a la futbolista boliviana?

Porque el fútbol boliviano no es muy visto, prefieren observar a jugadoras de selecciones o de equipos que terminan en los primeros lugares en los diferentes torneos internacionales. El cómo nos va, también tiene mucho que ver.

Algunas futbolistas recibieron ofertas importantes, no las aceptaron, ¿qué pensás de ello?

Uno a veces no sabe en qué situación está esa persona para no haber podido aceptar esa oportunidad. Particularmente, me arriesgué porque quería tener una nueva experiencia, saber cómo era el fútbol europeo. Sabía que era estar lejos de casa y a qué me iba a enfrentar, aunque nunca deja de ser complicado estar lejos de la familia.

Desde siempre has estado lejos de casa, por el fútbol, ¿cómo te mentalizas?

Siempre es difícil alejarse de la familia, de los papás, el vivir lejos es complicado. He vivido cuatro años en Tarija y trataba de ir seguido a Santa Cruz para pasar las fiestas o fechas especiales con mis seres queridos. Uno tiene que acostumbrarse, pero lo más importante es tener siempre su apoyo y sus buenos deseos.

También has formado parte del cuerpo técnico del profesor Napoleón Cardozo...

La experiencia que tuve de entrenar a las arqueras de las selecciones sub-16 y sub-19 ha sido muy buena, sobretodo porque estuve a lado de un profesional como el DT Napoleón Cardozo. Siempre me da consejos y me ayuda.

En Bolivia, el fútbol femenino va despegando…

Se ha visto que han organizado el campeonato Integración, de Desarrollo, además de los partidos amistosos que jugó la selección mayor y también la sub-16 y sub-19 participaron en torneos de Salamanca y de Valencia, así que se ve más apoyo económico y eso es muy importante. Ojalá que se vengan más torneos competitivos para que todas sigamos creciendo.

¿Qué debes mejorar en este 2020?

Necesito potenciar más las piernas para contrarrestar mi estatura, a comparación de otras arqueras, para saltar más. Mejorar en todos los aspectos, no ponerme un límite.

Si bien estás vigente, ¿qué piensas hacer una vez te retires?

Siempre he pensado en armar mi escuela de porteros, lo iba a hacer antes de irme a Brasil. Ya la tenía un 70% organizada, pero salió la oferta y tuve que paralizar el proyecto por un tiempo. Mi sueño es formar arqueros y arqueras que sean más competitivos y puedan ser convocados a la selección boliviana. En los clubes no hay trabajo específico, solo algunas pueden pagar un entrenamiento en centros particulares para estar listas ante cualquier exigencia.

LE TRANSMITE EXPERIENCIA

Paola Álvarez junto a Napoleón Cardozo, DT de la selección boliviana femenina de fútbol, antes del viaje a España, donde las selecciones sub-16 y sub-19 disputaron torneos amistosos internacionales


SU PRIMER FICHAJE INTERNACIONAL

Álvarez fue fichada por el club brasileño Taubaté, no tuvo la oportunidad de jugar, pero el entrenamiento intenso hizo que llegue en buenas condiciones al club español

DEBUTÓ EN EL SEGUNDO PARTIDO

La arquera boliviana debutó en el segundo encuentro que fue convocada, ya que en el primero, solo habían pasado dos días desde su llegada a España.