Escucha esta nota aquí

Las declaraciones de los dirigentes del MAS de llevar las protestas hasta La Paz, desde el 15 de enero, desataron el debate de tres temas nacionales y que pueden provocar conflictos sociales en el denominado Día del Estado Plurinacional y en el que el expresidente, Evo Morales, acostumbraba dar su discurso ante la Asamblea y se realizaban actos especiales en todo el país.

El conflicto verbal lo desató el dirigente cocalero de Chapare Andrónico Rodríguez, quien el fin de semana dijo que la “resistencia pacífica” se acababa ese día porque la gestión de Gobierno debía concluir, de acuerdo con la propia Constitución Política del Estado (CPE).

“Es una pena que un dirigente joven del MAS siga declarando y siga hablando del odio, de la guerra y del enfrentamiento entre hermanos bolivianos. Nosotros como Fuerzas Armadas, muy apegada a la Constitución, haremos lo que tengamos que hacer”, lanzó ayer el ministro de Defensa, Luis Fernando López, al comentar la intención de los cocaleros de Chapare.

No fue el único en lamentar las advertencias de Rodríguez. Ayer, la presidenta del Senado, Eva Copa, recordó que ellos empezaron a pacificar el país desde el momento que Evo Morales decidió dejar Bolivia y que, por el momento, los esfuerzos están concentrados en llevar adelante las elecciones presidenciales.

“Estamos tratando de superar esa situación tan difícil. Pero también depende de nosotros, de los actores políticos, deponer posiciones, de un extremo al otro para que esto no pueda ir más lejos. Nosotros llamamos a la reflexión a todos esos sectores, porque es nuestro país el que no puede sufrir más violencia. Es nuestro pueblo el que no tiene que sufrir”, dijo en un encuentro con periodistas de la ciudad de El Alto.

La reflexión estaba dirigida hacia los gobernantes que hasta el momento descartaron cualquier posibilidad de realizar actos especiales como los acostumbrados en los anteriores 14 años. El ministro de la Presidencia, Yerko Nuñez, afirmó, antes de las fiestas de fin de año, que el Gobierno, al ser transitorio, no tenía un informe que dar ante el país.

Las declaraciones de Andrónico Rodríguez son las que pueden provocar un conflicto social en plena carrera preelectoral y que será notorio porque en esos días se conocerán los binomios que participarán de elecciones.

El MAS tendrá decisiones finales el 11 de enero, cuando en Oruro se reúnan los cinco grupos del Pacto de Unidad.

Otros dos temas

Mientras esta polémica maduraba, se desató el segundo debate sobre lo que pasará con el mensaje presidencial. Aunque el Gobierno de Jeanine Áñez descartó un mensaje y actos especiales, la bancada del MAS en el Legislativo considera que es un hecho el mensaje y también los actos.

El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Choque, sugirió incluso que se puede colocar pantallas gigantes, tal como se hizo para el juicio en La Haya y donde el país entero pudo realizar seguimiento del mismo.

“Si es que la presidenta Áñez no diera informe alguien lo tiene que dar. Entonces podemos tomar el ejemplo de La Haya cuando se transmitió el juicio (…) escuchar el mensaje presidencial es lo correcto”, refirió Choque.

En cambio, su par del Senado, Eva Copa, dijo que el retorno de las actividades legislativas llevará a una reunión de la bancada del MAS que debe tomar una decisión sobre lo que pasará con el mensaje presidencial y los actos especiales.

La representante alteña, explicó que ese día se recuerda al Estado Plurinacional y que es ese día que celebran las ‘minorías’ como el nacimiento del nuevo Estado, por tanto se debería respetar esa decisión que pertenece a los pueblos campesinos, indígenas y originarios.

Para Choque, el rechazo de la lectura del mensaje es una provocación como la que censuran los propios gobernantes al dirigente cocalero que llamó a la movilización, “vengan de donde vengan, las provocaciones no pueden empañar todo el proceso”, refirió.

Para los legisladores del PDC y UD, el mensaje presidencial no tiene sentido porque se trata de un Gobierno transitorio que está administrando las elecciones y no realiza gestión. El diputado Amilcar Barral sugirió, en cambio, que Áñez pueda dar el informe de los dos meses de gestión denunciando todos los actos de corrupción que encontraron en este tiempo y que cometieron las autoridades del MAS.

Las cartas

El tercer tema es la lectura y consideración de las cartas de renuncia que dejaron Evo Morales y Álvaro García Linera. Los presidentes de las dos cámaras creen que se debe dar lectura a las misivas. Sergio Choque afirmó que mientras no se dé lectura a la carta de renuncia, continuará el debate sobre si Evo Morales es o no presidente del Estado.

Eva Copa, nuevamente dejó en manos de los legisladores masistas la posibilidad de convocar a una sesión de Asamblea y se invite a la presidenta, Jeanine Áñez a que lea su informe anual, pese a que solo está en el Gobierno en los últimos dos meses.

La bancada contraria también sugirió dar lectura a las cartas, pero solo para conocimiento y no así para consideración porque Morales ya no está en el país desde el 10 de noviembre.

Solo en La Paz, más de 3 mil personas pidieron anular militancia y hasta el TSE llegan diez pedidos diarios

De acuerdo con el informe del Tribunal Electoral Departamental (TED) de La Paz, 3.357 personas llegaron hasta esta instancia para solicitar la anulación de registro de militancia; aunque las autoridades desconocen qué partido es el que más renuncias sufrió.

El vocal, Fernando Arteaga explicó que existen dos tipos de trámite que pueden realizar los ciudadanos: el primero es la “anulación del registro de militante”, que se puede presentar ante los TED de los nueve departamentos o también ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE); el segundo es, “renuncia de militancia” que se tramita únicamente ante el máximo tribunal electoral del país.

En ambos casos, la decisión es voluntaria y solo se llena un formulario que hizo conocer el TSE. Una vez llenado ese formulario se deja en Secretaría de Cámara y su registro será anulado. No existe ninguna consideración de los vocales o un proceso interno, solamente se comunica al delegado del partido “afectado” la renuncia del militante para que quede constancia de la anulación del respectivo código.

El tema surgió luego que muchos funcionarios públicos expresaron su deseo de renunciar a la militancia del MAS porque fueron obligados a inscribirse.