Escucha esta nota aquí

Frontera con EE.UU.
AFP
Estados Unidos endurece su política hacia México.

El gobierno de Estados Unidos pretende enviar a Guatemala a mexicanos solicitantes de asilo en ese país, mientras esperan a que se desahoguen sus peticiones en las cortes de migración.

Es la primera vez que se adopta una medida así, pues desde hace décadas muchos mexicanos detenidos en territorio estadounidense por violar leyes migratorias son devueltos a su país.

Ahora eso podría cambiar, de acuerdo con información del Departamento de Seguridad Interior (DHS por sus siglas en inglés).

La iniciativa afectaría "a ciertos mexicanos que solicitan asilo humanitario", de acuerdo con un portavoz del DHS citado por medios estadounidenses.

En su cuenta de Twitter el director interino del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, Ken Cucinelli, confirmó la estrategia.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) rechaza la propuesta. México, señala en un comunicado, no está de acuerdo con la determinación del Departamento de Seguridad interior para continuar los procesos de asilo en Guatemala.

AMLO
AFP
El gobierno del presidente López Obrador rechaza el plan estadounidense.

"Si bien se trata de una disposición propia de la jurisdicción estadounidense, se estima que esta medida podría afectar a alrededor de 900 solicitantes de asilo a partir del mes de febrero".

De acuerdo con la Cancillería, el gobierno mexicano busca "mejores opciones" de protección para quienes puedan ser afectados con el nuevo programa de Estados Unidos.

"Tercer país seguro"

Los primeros detalles del plan para enviar a mexicanos solicitantes de asilo a Guatemala se conocieron hace varias semanas.

Ken Cuccinelli lo adelantó en un mensaje en Twitter el 19 de diciembre. Los gobiernos estadounidense y guatemalteco -escribió- trabajan "estrechamente" para continuar con el acuerdo de migración firmado en julio por ambos países.

Se trata del acuerdo de cooperación y asilo que en los hechos convierte a Guatemala en un "tercer país" seguro para los migrantes.

La estrategia sigue en proceso de implementación, pero mientras se concreta "se están considerando todas las poblaciones, incluidos los ciudadanos mexicanos", publicó Cuccinelli en Twitter.

Trump
EPA
En julio Guatemala negoció con EE.UU. ser un "tercer país seguro".

En ese momento no hubo reacción del gobierno mexicano. Inclusive este martes el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que no tenía información sobre el tema.

Hasta ahora no está claro cómo sería el proceso para enviar a los mexicanos que buscan refugio al país centroamericano.

Desde la década de 2000 México y Estados Unidos mantienen protocolos para la repatriación voluntaria y la deportación de mexicanos.

La mayoría son entregados por autoridades estadounidenses en las aduanas de ciudades fronterizas como Tijuana, Nogales, Nuevo Laredo, Reynosa o Ciudad Juárez.

Pero también existe un acuerdo para enviar en avión a cientos de personas desde Estados Unidos a Ciudad de México.

Estos convenios son exclusivamente para ciudadanos mexicanos deportados o que deciden volver a su país.

En el caso de quienes pedían asilo se aplicaba el mismo protocolo para el resto de las nacionalidades, es decir, iniciaban un proceso ante cortes de migración.

Migrantes
Getty Images
Miles de migrantes han cruzado México hacia EE.UU.

Hasta hace un par de años la mayoría de los solicitantes permanecían en Estados Unidos mientras se resolvía su caso, como marcan las normas de ese país.

El presidente Donald Trump cambió las reglas, algo que afectó también a mexicanos.

Paradoja en la frontera norte

Algunas organizaciones, como la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), advierten que Guatemala no tiene condiciones para ser un "tercer país seguro".

Según ACNUR, el sistema de asilo guatemalteco tiene una capacidad limitada para atender solicitudes.

De hecho, un comunicado de la embajada estadounidense en ese país reconoció a mediados de 2019 que el gobierno Trump apoyaría a Guatemala para mejorar el mecanismo local de protección a refugiados.

El país centroamericano tiene serios problemas de violencia y pobreza, que complican la estancia de los solicitantes de asilo advierten defensores de derechos humanos.

El Movimiento Migrante Mesoamericano, por ejemplo, dice que la inseguridad es un riesgo permanente para la migración.

Migrantes
AFP
En la frontera norte de México los albergues están saturados de migrantes.

Paradójicamente, es una condición similar a la que enfrentan miles de personas que esperan en la frontera norte de México la resolución de sus peticiones de asilo en Estados Unidos.

La mayoría son centroamericanos, aunque también existen personas provenientes de África, Cuba o Haití.

Muchos enfrentan el riesgo de sufrir asaltos, secuestros o abusos sexuales, especialmente en ciudades de Tamaulipas como Matamoros, Reynosa o Nuevo Laredo.

Son poblaciones que disputan bandas de narcotráfico, como los carteles del Golfo y del Noreste.

No son los únicos sitios con problemas. En Ciudad Juárez, Chihuahua, fronteriza con Texas, organizaciones civiles advierten riesgos sanitarios entre los migrantes.

Desde diciembre pasado se detectó un brote de varicela en un albergue para migrantes.

Hasta el momento son 136 casos de personas contagiadas, según datos del ayuntamiento local.

Inclusive el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, anunció una estrategia especial para atender el brote, y de hecho se aplicaron ya más de 1.300 vacunas entre los migrantes.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=r-a-BXQAkJY

https://www.youtube.com/watch?v=tuYURBKMZzc&t=

https://www.youtube.com/watch?v=Ukb6MjvW83Q