Escucha esta nota aquí

Una ajustada victoria parlamentaria permite a Pedro Sánchez, líder socialista, conformar el primer Gobierno de coalición de la democracia. Los votos de Unidas Podemos (UP) y de los partidos minoritarios de centro izquierda permitieron sumar los apoyos necesarios para lograr la mayoría simple tras la votación fallida del domingo. La alianza sellada entre PSOE y UP destrabó 10 meses de negociaciones para conformar el Ejecutivo.

Sánchez, de 47 años, afronta una experiencia inédita que requerirá un esfuerzo adicional como presidente para garantizar la cohesión, la unidad y el equilibrio. La oposición tensó las sesiones de investidura con discursos encendidos y múltiples acusaciones dirigidas, sobre todo, a la participación de independentistas en la alianza.

La oposición ha radicalizado su bloqueo al Gobierno de coalición con el fortalecimiento de Vox, tercera fuerza del Parlamento, y el protagonismo de su líder, Santiago Abascal. La caída electoral del Partido Popular y de Ciudadanos, esta última registra solo 10 diputados, ha debilitado las posturas de concertación que persistían de la anterior legislatura.

La postura asumida por los partidos catalanes ha resultado crucial para validar el pacto de gobierno. Las voces más independentistas, representadas por ERC, han exigido el impulso de mesas de negociación entre el Gobierno nacional y las autoridades regionales y cuyo contenido no se ha difundido.

La investidura de Pedro Sánchez se completará con la jura del cargo ante el rey Felipe VI prevista para hoy. La conformación del Ejecutivo se conocerá en los próximos días. La agrupación Unidas Podemos, liderada por Pablo Iglesias, se aseguró cinco carteras ministeriales como parte del acuerdo de coalición suscrito días atrás.

Primeras medidas sociales

Pedro Sánchez se ha mostrado esperanzado en “despejar este clima tóxico” y la “atmósfera de irritación” que atraviesa España cuanto antes. Las primeras medidas del Ejecutivo se proyectan en el área social de acuerdo a las directrices de Iglesias, responsable de la vicepresidencia en Materia Social. Abordar el conflicto catalán, elevar el salario mínimo y actualizar las pensiones serán algunos de los primeros retos del nuevo Gobierno de coalición.

La principal organización patronal CEOE denunció un programa económico que estaría “más cerca del populismo que de la ortodoxia económica”. Estiman que afectará “de forma muy negativa en la creación de empleo y en la inversión”.

La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, elaborará el Presupuesto General. La premura de tiempo para aprobar las finanzas del Estado supone el principal reto político del PSOE. El estrecho margen de votos que posee la coalición plantean un escenario complicado para la aprobación parlamentaria de las medidas propuestas. Sánchez deberá gestionar el diálogo y las concesiones para sumar los apoyos mínimos para aprobar las medidas sociales.

Tras casi un año de bloqueo político, se espera un Gobierno que recupere la confianza y garantice la estabilidad del país. Los españoles reclaman que se supere la polarización política y se recupere el tiempo perdido con acciones inmediatas.