Escucha esta nota aquí

Confuso, violento e intolerante, así resultó la protesta en las afueras de la Cooperativa de Electrificación Rural (CRE), en la que el reclamo por el valor del consumo de la energía eléctrica quedó en última instancia.

El denominado Cabildo en defensa de los usuarios y contra las tarifas altas de la CRE, convocado por las distintas plataformas ciudadanas, comenzó tímidamente en la plaza del Estudiante y se trasladó a las instalaciones de la CRE.

En el lugar, desde las 14:00 ya había integrantes de las juntas vecinales de Santa Cruz, trabajadores de la cooperativa y de las entidades que defienden a los consumidores.

Cuando llegaron los representantes de las plataformas pidiendo reformas en la CRE, lo sectores que cuidaban el ingreso a la cooperativa cerraron filas y empezaron a acosar a los de las plataformas ciudadanas y al trabajo de la prensa impidiendo filmar y amenazando con quitar el celular.

Los vecinos con chalecos verdes gritaron de traidores a los de las plataformas, los acusaron de querer tomar la institución y los calificaron de masistas que buscan quebrar a las cooperativas de Santa Cruz.

Los organizadores del Cabildo, eran menos y a fuerza de empujones fueron retirados del lugar, por lo que no les quedó otra que instalar una tarima en la plaza del Estudiante y lamentar lo sucedido ante un auditorio que no pasaba las 20 personas.

Durante los empujones e insultos, solo unos cuantos vecinos factura en mano llegaban al lugar para mostrar su molestia, por considerar que los descuentos realizados por la cooperativa no compensaban el cobro facturado durante el paro cívico.

Amilkar Jaldín, vocero de la CRE, explicó que los descuentos han beneficiado, de acuerdo con el consumo de energía, a 155.000 hogares y remarcó que la institución está abierta para recibir cualquier reclamo de sus socios.