Escucha esta nota aquí

Warnes lleva más de dos meses de conflicto por el manejo de la Alcaldía y las consecuencias la sufre la población. La basura se acumula en las calles porque el servicio de recojo es irregular desde hace tres semanas; el hospital lleva un mes sin atención de consulta externa porque los médicos cumplen un paro para exigir el pago de salarios y las escuelas no han recibido mantenimiento.

El municipio warneño, que es uno de los que más crece y que maneja un presupuesto de Bs 300 millones, enfrenta una crisis de gestión por disputa en el manejo de la Alcaldía entre Juana Araúz, de Paz y Progreso, y el concejal Juan Pablo Viveros, afín al MAS, que también reclama el sillón municipal y tiene el apoyo de Luis Alberto Molina, presidente del Concejo.

Los líos afectan a los 400 funcionarios que están impagos y, sobre todo, a la población warneña que se ha quedado con varios servicios suspendidos y sin obras.

Lo más visible es la acumulación de basura, pues el servicio de aseo es irregular desde antes de Navidad. Los vecinos se quejan por los malos olores y temen porque los residuos sean fuente de contaminación. Quienes más lo sienten son los de los barrios alejados, como Satélite Norte y Juan Pablo Segundo, donde hay grandes montículos de desperdicios por todos lados. “El olor es insoportable. Seguramente no le han pagado a la empresa y, por eso, no están cumpliendo con la frecuencia de recojo”, manifestó María E. Inchua, vecina de Satélite Norte.

En el barrio Curtiembre, a escasas cuadras de la plaza principal, también se observan basureros repletos y bolsas de basura colgadas hasta en los árboles. Ajena a los líos municipales, Isabel Vaca, vecina, pide que el servicio se regularice porque el olor se hace cada vez más insoportable.

Hospital en paro

Otro de los reclamos es la falta de atención médica. El hospital Nuestra Señora del Rosario ha suspendido la consulta externa y solo asiste los casos de emergencia. La razón es que médicos y enfermeras cumplen un paro indefinido desde hace un mes, porque están impagos desde agosto.

Son como 50 pacientes que se dejan de atender diariamente en la consulta externa, aunque la administradora Gabriela Canido asegura que se hace lo posible por asistir a la mayoría de los enfermos en Emergencias. No todos tiene suerte. Ana Vélez, por ejemplo, espera con ansias que se regularice la atención para llevar a su niña, de 5 años, que tiene problemas de bajo peso. “Lamentablemente no hay atención en pediatría”, se quejó.

Gregorio Mendieta ha decidido suspender su tratamiento para la diabetes hasta que pase el paro. “No hay plata para ir a una clínica”, manifestó.

Las escuelas tampoco han recibido mantenimiento ni limpieza, pese a que las clases se inician en febrero.

Gestiones

El vocero de la Alcaldía de Warnes, Óscar Paniagua, informó de que la alcaldesa Araúz viajó ayer a La Paz para culminar los trámites de habilitación de las cuentas y firma, y se espera que hasta el viernes se empiece a cumplir con los compromisos más urgentes, como el pago al personal de salud. También se habló con la empresa recolectora para que regularice el servicio, indicó.