Escucha esta nota aquí

Luego de la caída de las Reservas Internacionales Netas (RIN), de más de $us 2.500 millones en 2019, el sistema financiero ha logrado frenar el desplome y los recursos que administra el Banco Central de Bolivia (BCB) aumentan de a poco.

De acuerdo a los datos estadísticos de este ente emisor, a fines de diciembre de 2018 las RIN estaban en $us. 8.946 millones. A junio de 2019 habían caído a $us 8.317 millones. El 6 de diciembre bajaron a su punto mínimo, a $us 6.366 millones. Pero el 13 de diciembre, subieron a $us 6.446 millones, intentando recuperarse de a poco.

“Hubo caída de $us 2.500 millones el año pasado, cuando el Gobierno anterior había programado una baja de solo $us 1.500 millones en esa gestión. Pero hubo un tema de confianza en el sistema financiero. La baja en los depósitos (durante los conflictos de octubre y noviembre), habían reducido bastante la liquidez en el sistema. Pero más de Bs 3.000 millones han regresado con lo cual se está estabilizando el sistema financiero. La confianza ha vuelto otra vez”, declaró el ministro de Economía, José Luis Parada.

En una entrevista, el secretario ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), Nelson Villalobos, reveló que en los últimos 12 meses, los depósitos se incrementaron en un promedio de $us 100 millones (0,4% de crecimiento) y la cartera de créditos aumentó en $us 1.593 millones (7% de aumento).

Pero, dijo que el contexto económico, político y social que vivió Bolivia, medió en la reducción de flujos para su intermediación, impactando en la disminución del crecimiento de la cartera.

Con el fin de mejorar la economía e incrementar las reservas, el ministro Parada sostuvo que desde su despacho, se están impulsando políticas como bajar los gastos públicos, recuperar la confianza del público en la banca, liberar las exportaciones, aumentar la producción, entre otros puntos.

Gastos superfluos

Según el analista Rolando Morales hay margen para reducir el gasto corriente del Gobierno ya que el MAS aprobó gastos innecesarios. “En materia de inversión, el Gobierno de transición no debería planificar ni ejecutar proyectos nuevos. Que siga con los que están en curso previa evaluación, dijo.

El economista Armando Álvarez, señaló que un Gobierno de transición no puede tomar medidas de fondo. “Puede iniciar un ajuste de gastos superfluos e inversiones sin sentido de la anterior administración”, finalizó.