Escucha esta nota aquí

Irán se dijo a favor de una “distensión” después de 10 días de alta crispación con Estados Unidos, en medio de la cual Teherán derribó accidentalmente un avión ucraniano muriendo 176 personas. “Estamos convencidos de que la única solución a la crisis pasa por la distensión y el diálogo”, declaró el emir de Catar, jeque Tamim bin Hamad Al Thani, tras reunirse con el presidente iraní, Hasan Rohani, en Teherán.

En este contexto de gran tensión, el secretario de Defensa estadounidense, Mark Esper, declaró este domingo que el presidente Donald Trump aún está abierto a hablar con Irán “sin condiciones previas”. “Estamos dispuestos a sentarnos y discutir sin condiciones previas una nueva vía, una serie de medidas que harán de Irán un país más normal”, dijo el jefe del Pentágono, en una entrevista con la cadena CBS.

Poco antes, Trump había advertido a Irán que el mundo y “más importante, Estados Unidos, está mirando”, al referirse a protestas que ocurrieron el sábado por parte manifesantes indignados porque Irán negó en un principio su responsabilidad en el derribo del avión.

“A los líderes de Irán: no maten a sus manifestantes”, tuiteó el presidente estadounidense. Irán reconoció el sábado que un misil disparado por un “error humano” provocó la catástrofe en la que murieron 176 personas -la mayoría iraníes y canadienses, después de que las autoridades negaran esa tesis, a la que apuntó desde el principio Ottawa.

Al respecto, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, prometió justicia a familiares de víctimas canadienses del avión derribado. “Ustedes deben sentirse insoportablemente solos, pero no lo están”, dijo el jefe de gobierno, muy conmovido. “El país entero está a su lado esta noche, mañana y en los años venideros”, dijo a unas 1.700 personas reunidas en la Universidad de Edmonton, la ciudad donde vivían 13 de las 57 víctimas canadienses del aparato estrellado el miércoles en territorio iraní. “Nos están dando una razón para exigir en su nombre que se haga justicia y que se rindan cuentas”, agregó.

Bombardean base

La tensión se reactivó en Oriente Medio cuando ocho cohetes impactaron ayer una base aérea iraquí que alberga a soldados estadounidenses en el norte de Bagdad. Casi todas las tropas estadounidenses ya salieron de esta base situada en Balad, tras la escalada de tensiones entre Estados Unidos e Irán en territorio iraquí

Desde finales de octubre, se lanzaron decenas de cohetes contra bases iraquíes utilizadas por soldados estadounidenses. En uno de estos ataques, un contratista norteamericano murió el 27 de diciembre, y Washington acusó del mismo a las facciones iraquíes pro-Irán.

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, menifestó su descontento por este nuevo ataque con misiles. “Indignado por los reportes de un nuevo ataque con misiles contra una base aérea iraquí”, declaró Pompeo. “Esas violaciones repetidas a la soberanía de Irak por grupos opuestos al gobierno iraquí deben cesar”, añadió. El origen de los disparos no ha sido precisado.