Escucha esta nota aquí

El expresidente de San José, Marcelo Flores, afirmó que Didí y su hermano Jair Torrico, Helmut Gutiérrez y el argentino Marcos Barrera se marcharon del club porque se intentó bajar los salarios a todo el plantel. De una planilla mensual de $us 195.000 solo en pago a jugadores, se quiso poner un techo presupuestario de $us 120.000 para futbolistas y cuerpo técnico.

“Cuando se les comunicó a los jugadores (la reducción de sueldos) ellos dijeron que no se los valoraba, por todo lo que habían hecho (clasificaron a Copa Libertadores), además estaban empoderados porque algunos eran ídolos y tenían el respaldo de la hinchada”, afirmó Flores a DIEZ.

Agregó que la situación es muy complicada y que la política de la empresa que gerenta el club era de bajar salarios para reestructurar la institución. “Me dijeron déjalo que se vayan y hacemos otras contrataciones, pero si la mayoría de los jugadores nacionales ya tienen equipo y los extranjeros cobran caro. ¿De dónde van a sacar?”, indicó.

La salida de los cuatro futbolistas derivó en la renuncia del presidente. “Yo estaba en el medio, entre la empresa que administra el club y los jugadores, entonces como no hubo acuerdo, decidí presentar mi carta de renuncia irrevocable”, sentenció.

Las decisiones en el club San José son tomadas en un consejo deportivo, que está compuesto por representantes de la empresa que administra el club y el directorio. Este último tiene como finalidad representar al equipo ante la Federación Boliviana de Fútbol y de realizar gestiones sociales.

Con la salida de Flores, el directorio lo encabezan Huáscar Antezana y Carlos Delgado, primer y segundo vicepresidente, respectivamente.