Escucha esta nota aquí

El excomandante de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), expiloto del expresidente Evo Morales y extitular de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), Celier Aparicio Arispe fue aprehendido ayer, luego de presentarse a declarar ante la Fiscalía Anticorrupción de La Paz, por presuntos delitos de uso indebido de influencias y enriquecimiento ilícito. Hoy aguarda en celdas judiciales, su audiencia de medidas cautelares.

El militar tiene un proceso en su contra, iniciado por el diputado Samuel Cruz y reactivado por el abogado Omar Durán. Según la denuncia, la empresa constructora de la esposa de Arispe, Arbatech Construcciones, se benefició con adjudicaciones directas de obras de la Unidad de Proyectos Especiales (UPRE), dependiente del Ministerio de la Presidencia. Las obras se habrían adjudicado cuando él ocupaba cargos públicos y se lo acusa por los delitos de uso indebido de influencias y enriquecimiento ilícito de particulares con afectación al Estado.

“Luego de su declaración, el Ministerio Público determinó la aprehensión de Arispe. En su resolución se ha fundamentado que puede haber una posible obstaculización en la investigación”, informó el abogado defensor del expiloto, Raúl Salas. Cree que la Fiscalía no ha sido objetiva para justificar la aprehensión de su defendido, ya que faltan elementos por reunir y tomar declaraciones. 

“El general dejó de ser comandante el 2016. Las obras empezaron a darse en 2017 y la UPRE es la entidad que les dio las licitaciones directas. Pero no ha sido convocado a declarar el responsable de la entidad, quien debería dar mayores luces. Hay una persecución política”, aseguró.

El jefe de la división Corrupción Pública de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), Luis Fernando Guarachi, dijo que el aprehendido, estando en funciones públicas, se adjudicó cuatro contratos millonarios del Estado, para construir unidades educativas y polideportivos.

Otra denuncia en contra de Arispe, radica en la misma Fiscalía paceña, por supuestas designaciones ilegales. Se lo acusa por el delito de uso indebido de influencias.

Agresión a fotoperiodista

Ayer, cuando era conducido a celdas judiciales, Aparicio agredió a un fotoperiodista de la agencia APG, cuando éste se encontraba realizando su trabajo, registrando su aprehensión en imágenes.

“Cuando estábamos haciendo la salida por el garaje de la Fiscalía, Arispe se suelta del policía y me embiste, me da una patada en el pie y me hace caer. Logro sacar unas imágenes desde el piso. Su abogado y el policía lo agarran. Me levanto y sus familiares me atacan. 

Una de ellas me quita el parasol de mi lente. Otra de mayor edad, me agarra de la ropa y se cae al piso agarrándome . Me levanto y ella en el suelo, comienza a gritar de que yo la había atacado. Otro se pone delante mío, evitando que pueda hacer imágenes”, fue el testimonio de Daniel Miranda.

No hubo una explicación oficial de la agresión por parte de Arispe ni de su abogado. Sin embargo, se hizo conocer que la actitud del exmilitar se debió al nerviosismo de la situación en que se encontraba el aprehendido, lo que provocó una reacción violenta.