Escucha esta nota aquí

Después de que el expresidente cívico Branko Marinkovic acusó al gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, de colaborar con el gobierno del expresidente Evo Morales, la autoridad departamental le dijo que tiene la conciencia tranquila y que prefirió quedarse a defender a Santa Cruz en lugar de abandonarla.

Costas, en un contacto con la prensa cruceña, afirmó que las declaraciones de su antiguo aliado se encuentran dentro del legítimo derecho de ejercer aspiraciones políticas. Así también expresó su beneplácito porque personas exiliadas empiecen a regresar al país.

“Coincido con este señor en que tenemos ideas, posiciones y estrategias diferentes, pero lo considero dentro de la cultura democrática que yo llevo. Por el mandato de mi pueblo yo preferí quedarme aquí para luchar por Santa Cruz y el pueblo cruceño es conocedor de esa lucha”, aseveró Costas.

El líder de la agrupación Demócratas afirmó tener su conciencia tranquila porque ‘nunca se ha dejado chantajear ni amenazar por los extremismos de izquierda o derecha'. 

“Estamos aquí, de pie y firmes, tranquilos, sin ningún tipo de odio, sin ningún tipo de rencores. Cómo voy a tener odio si este pueblo lo único que me ha dado en estos años es legitimidad para poder luchar desde aquí, donde estaba la guerra, contra ese enemigo y ese monstruo tan grande”, finalizó el gobernador.

Para saber

Este martes regresó al país Branko Marinkovic después de permanecer por más de una década en el exilio en Brasil, y en un contacto con la prensa cruceña le consultaron sobre ¿cuál es la relación que tiene con el gobernador Rubén Costas?.

“Yo dediqué y dedico mi vida a trabajar, invertir y crear empleo; él dedicó la suya a la política. Y, por otro lado, está claro que nunca estaré de acuerdo con la estrategia política que el señor Costas impulsó desde Santa Cruz, una estrategia que consistía en colaborar con la dictadura del MAS y en abandonar los principios de la autonomía y de la libertad”, acusó Marinkovic.