Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, dejó en manos de la población juzgar la retractación que realizó el expresidente Evo Morales ante su idea de conformar en Bolivia "milicias armadas, como en Venezuela".

La autoridad, en contacto con medios de comunicación, señaló que uno de los problemas que tiene el líder cocalero es que "su lengua es más rápida que su cerebro”, a tiempo de ratificar que Morales incendiaría el país con tal de retornar a suelo nacional.

“Cuando ha declarado que quiere milicias armadas en Bolivia lo único que ha hecho es comprobar las denuncias de terrorismo, las cuáles las estamos ratificando ante la Fiscalía”, manifestó el ministro.

Enfatizó que el exmandatario “dentro de su corazón y su alma tiene tintes dictatoriales muy profundos y lo que busca es el poder a cualquier precio, pisoteando, matando a la gente”.

Este jueves, ante la presión que hubo en Argentina y el rechazo, incluso de cuadros del MAS, en Bolivia, Evo retrocedió en su planteamiento, expresando su “profunda convicción por el respeto a la paz y la vida”.