Escucha esta nota aquí

El único oro olímpico de Brasil en fútbol aún brilla y despierta la codicia de un viejo enemigo: Argentina, su rival en el Preolímpico sudamericano Sub-23, que inicia el sábado en Colombia con dos cupos para Tokio-2020.

Las diez selecciones de la Conmebol están divididas en dos grupos que se jugarán en Armenia y Pereira, en la zona cafetera colombiana: el A (Argentina, Colombia, Ecuador, Chile y Venezuela) y el B (Paraguay, Brasil, Uruguay, Perú y Bolivia).

Los dos mejores de cada sector disputarán el cuadrangular final en Bucaramanga, que terminará el 9 de febrero. Primero y segundo irán a Tokio.

Revalidar el oro

Mermados por las ausencias de Rodrigo y Vinicius Jr., las joyas del Real Madrid, la Verdeamarela empieza el camino para defender la presea alcanzada hace cuatro años en Rio, el único título que les faltaba en el deporte más popular del mundo. 

"La gente espera ver al equipo, tal vez no en su estado ideal, pero sí llegando al cuadrangular final", dijo el técnico brasileño André Jardine.

Con Reinier, que a sus 17 años parece tener pavimentada la ruta hacia el Santiago Bernabéu, y Pedrinho (21), el portento de Corinthians, como sus principales cartas en la ofensiva, los brasileños pretenden revertir las bajas obligadas ante la negativa de los clubes para prestar a sus perlas.

"Con certeza ambos van a ser importantísimos para el recorrido", agregó Jardine.

Brasil debutará el domingo ante Perú en Pereira (21:30 hb).

Los incas de Nolberto Solano competirán sin el extremo Kevin Quevedo, revelación de Alianza Lima, apartado por indisciplina.

También en Pereira, pero más temprano, a las 19:00 (hb), chocarán los guaraníes del prometedor atacante Jesús Medina y los charrúas del artillero Diego Rossi, que intentará suplir las bajas de Federico Valverde y Rodrigo Bentancur. 

La aparente débil Bolivia de César Farías, también DT de la mayor, descansará.

Fe en Gaich

Brasil y Argentina, los máximos rivales del balompié sudamericano, se perfilan como los mayores aspirantes a Tokio y al título del Preolímpico, que se jugó por última vez en Chile en 2004.

Desde entonces y hasta Río 2016 la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) decidió que los cupos olímpicos se otorgaran en el campeonato sudamericano Sub-20.

Sin hombres de peso internacional como Lautaro Martínez o Lisandro Martínez, los dirigidos por Fernando Batista apuntan a revalidar el título que alcanzaron en Chile hace 16 años y a su novena clasificación olímpica que les permita pelear por su tercer oro.  

"Va a ser un Preolímpico duro, pero creo que tenemos jugadores para estar a la altura", estimó Batista al portal Infobae.

El poderío albiceleste está encabezado por el codiciado ariete Adolfo Gaich, de San Lorenzo de Almagro. 

Sondeado por poderosos equipos europeos, el '9' ya mostró su categoría en Panamericanos, Sudamericano y Mundial sub-20 de 2019: doce goles.

Alrededor suyo estarán dos volantes con experiencia y talento probados en la liga argentina: Alexis Mac Allister (Boca Juniors) y Matías Zaracho (Racing). 

Aunque el peso de su nómina les permite soñar con el título y el viaje a Japón, Batista ha sido claro en que la prioridad es consolidar jugadores para la selección que peleará por la Copa Mundo Catar-2022.

Los gauchos se estrenarán contra los anfitriones el sábado (21:30 hb) en Armenia.

Incógnitas ecuatorianas y colombianas

Ecuador inaugurará el certamen ante Chile -que buscará su quinta participación en unas justas, adonde no van desde Sídney-2000- el sábado a las 19:00 (hb).

Sobre el papel, los ecuatorianos orientados por Jorge Célico tendrán problemas para clasificarse por primera vez a unos Olímpicos y revalidar el bronce del mundial sub-20 de Polonia y el título sudamericano.

De los 21 jóvenes que disputaron la Copa Mundo solo repetirán ocho, entre ellos el goleador Leonardo Campana. Destacados como Gonzalo Plata, Pervis Estupiñán y Bryan Cabezas no participarán por bloqueos de sus clubes.

"Incomoda hacer tantos cambios por la ausencia de los jugadores", afirmó Célico. Pero "no podemos ir para cumplir, contamos con una base de chicos que le han dado gloria al país".

Apaleada por la baja de figuras como su goleador en Polonia, Juan Camilo "Cucho" Hernández, los locales encaran un reto adicional: solo ganaron dos de los últimos siete juegos de preparación disputados.

Prensa y afición cuestionan el nivel del equipo anfitrión de Arturo Reyes, que a su favor tiene que en las tres ocasiones que Colombia albergó la competencia (para las justas de 1968, 1972 y 1980) obtuvo el boleto. 

"En esta categoría se hace muy parejo (...) hay muy poco trabajo", apuntó Reyes a Blu Radio de Bogotá.

Venezuela, sin la mayoría de las estrellas subcampeonas mundiales en 2017, debutará el 21 contra los australes.