Escucha esta nota aquí

La planta de urea y amoniaco instalada en Bulo Bulo (Cochabamba) se encuentra paralizada desde hace 72 días y no ha logrado producir fertilizantes para el mercado nacional e internacional, provocando un desabastecimiento a los agroproductores y una pérdida de ganancia de al menos $us 30 millones hasta ahora.

“La planta se encuentra paralizada desde el 7 de noviembre de 2019. En primera instancia fue producto de un sobreabastecimiento en almacenes, debido a que por los conflictos sociales el producto no podía ser comercializado ni distribuido. A la fecha, se encuentra paralizada porque no se tienen insumos para su producción (urea formaldehído) que es una especie de barniz necesario para la producción”, explicó Antonio Pino, viceministro de Industria, Comercio y Almacenamiento, del Ministerio de Hidrocarburos.

Se estima un lucro cesante (pérdida de ganancia) de $us 30 millones por ventas no realizadas, sobre todo al mercado externo, donde no se logró acomodar 24.750 toneladas de urea, a clientes principalmente de Brasil, Uruguay y Argentina.

Según los expertos, en la agricultura, la urea formaldehído que le falta a la planta de Bulo Bulo, se usa como fuente de liberación controlada de fertilizantes de nitrógeno. La resina aún no se produce en el país, por lo que es necesaria su importación. El Gobierno espera adquirirla con licitación.

“O se tomarán medidas de emergencia para adquirir de manera directa una cantidad que permita reiniciar la producción. Coordinaremos con Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y el gerente de la planta”, indicó el viceministro.

El agro fue afectado

El presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas (Anapo), Marcelo Pantoja, lamentó la paralización de la planta, que perjudicó al sector.

“El cultivo que usa urea en el país ya se ha terminado de sembrar. Ya no podemos hacer nada. Estamos preocupados porque de seguir así, nuestras compras de urea que vienen para nuestra campaña de invierno (febrero y marzo) se perjudicarán también. Vamos a ver si podemos conseguir algo y negociar precios”, expresó Pantoja, aún esperanzado.

El sector productivo calculaba una compra local de entre 10.000 y 20.000 toneladas anuales, pero ahora, están sin provisión de urea y “de nada sirve conseguir mejores precios si no hay producción. La alternativa es importar la urea, pero a costos mucho mayores.

Proyecto anunciado

En mayo del año pasado, el Gobierno había anunciado la instalación de nuevas plantas al Complejo Petroquímico de Bulo Bulo.

Se trataba precisamente de una planta de Urea Formaldehído y luego, la de Metanol. Posteriormente, las de Nitrato de Amonio, de Nitrógeno, Fósforo y Potasio (NPK), de Fosfato Monoamónico (MAP) y de Fosfato Diamónico (DAP). Se preveía una inversión de $us 35 millones para la planta de urea formaldehído.

El Gobierno de transición ha criticado la zona donde fue construido el complejo, alejado del mercado natural (Brasil).