Escucha esta nota aquí

Una ola de paquetes con explosivos enviados a líderes políticos opositores conmocionó ayer a Estados Unidos a dos semanas de las elecciones legislativas. El presidente Donald Trump repudió los ataques y ordenó una investigación a fondo de estas afrentas, pero recibió críticas.

Las bombas fueron enviadas al expresidente Barack Obama, a la candidata presidencial Hillary Clinton y a la cadena CNN, todos denostados por los partidarios del presidente Donald Trump, en un “intento de aterrorizar” días antes de cruciales elecciones en el país. Líderes demócratas acusan a Trump de consentir la violencia y dividir a EEUU.

Dos importantes políticos demócratas acusaron al presidente estadounidense Donald Trump de haber consentido la violencia y de haber dividido al país, en un momento en que se reveló que varios paquetes sospechosos de contener explosivos habían sido enviados a figuras de alto rango de su partido.

“El presidente ha consentido la violencia física y ha dividido a los estadounidenses con sus palabras y con sus acciones”, señalaron en un comunicado la líder de la minoría demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el representante de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer.

Por su parte, el presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó que la violencia política “no tiene lugar en Estados Unidos”, después de que las autoridades informaron que interceptaron paquetes sospechosos de contener explosivos que habían sido enviados a importantes figuras del partido Demócrata.

“Quiero decir que en estos tiempos tenemos que unirnos y enviar un solo mensaje claro y contundente de que los actos de violencia política no tienen lugar en Estados Unidos”, afirmó Trump durante un acto sobre la epidemia de adicciones a los opioides que azota al país.

Esta es la primera reacción de Trump sobre los incidentes, que se producen a menos de dos semanas de las elecciones legislativas del 6 de noviembre.

Más bultos sospechosos

Las autoridades anunciaron el hallazgo de paquetes sospechosos enviados a Barack Obama y Hillary Clinton, mientras que detectaron otros bultos sospechosos dirigidos a una congresista demócrata, contra el gobernador de Nueva York y contra un alto directivo de CNN en Nueva York.

En un comunicado, el Servicio Secreto precisó que interceptó el paquete mandado a Clinton, también excandidata presidencial, en su casa del condado de Westchester (Nueva York) a última hora del martes, mientras que halló otro ayer en Washington dirigido a la casa de los Obama.

“Los protegidos no recibieron los paquetes ni corrieron el riesgo de recibirlos”, agregó la nota del Servicio Secreto, que vela por la seguridad del presidente de EEUU y de los exmandatarios, entre otros.

Apenas una hora más tarde, las autoridades neoyorquinas evacuaron el edificio Time Warner, en Nueva York, por el hallazgo de un tercer paquete sospechoso, mientras que la Policía local pidió no acercarse a la zona de Columbus Circle, donde está situado el inmueble, muy cerca de Central Park.

Según un mensaje enviado por el presidente de CNN, cuya sede se encuentra en dicho edificio, Jeff Zucker, a sus empleados, se ha evacuado el edificio por precaución “como resultado de un paquete sospechoso que se ha recibido en la sala de correo”.

Entretanto, en el estado de Florida, medios de comunicación locales revelaron que la oficina de la congresista demócrata Debbie Wasserman Schultz en la localidad de Sunrise (en el sur de este Estado) fue evacuada y que la policía investiga un paquete sospechoso.

La Casa Blanca condenó “los intentos de ataques violentos” con artefactos explosivos dirigidos a la residencia de Bill y Hillary Clinton y de Barack y Michelle Obama, en Washington.

“Estos actos terroríficos son despreciables y todos los responsables rendirán cuentas ante todo el marco de la ley”, dijo la portavoz presidencial Sarah Sanders.

HILLARY CLINTON ALERTA: “VIVIMOS TIEMPOS DE PROFUNDAS DIVISIONES EN NUESTRO PAÍS”
La excandidata presidencial de EE.UU. Hillary Clinton dijo ayer, al comentar por primera vez la interceptación de artefactos sospechosos de ser explosivos dirigidos a su residencia, que el país vive un tiempo “preocupante”, de “profundas divisiones”.

Vivimos “un tiempo de profundas divisiones y tenemos que hacer todo lo que podamos para unir a nuestro país”, resaltó Clinton en un acto electoral en Miami para apoyar a la candidata demócrata a la Cámara de Representantes Donna Shalala.

Clinton, que fue candidata presidencial en las elecciones de noviembre de 2016, agradeció al Servicio Secreto por haber interceptado los paquetes sospechosos que también fueron dirigidos a otras figuras del Partido Demócrata, como el expresidente Barack Obama en Washington, y al canal de televisión CNN en Nueva York.