Escucha esta nota aquí

Estos lunes agentes de la Policía retiraron el cadáver de un hombre de entre 25 y 30 años de interior de una mina del cerro Posokoni, en Oruro. Lo curioso del caso y que ha originado la hipótesis de que se trata de un juku (ladrón de minerales) es que al lado del cuerpo se encontraba una bolsa de minerales.

Manuel Vergara, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de Oruro, le dijo a EL DEBER que fueron dos mineros asalariados de la Empresa Minera Huanuni los que encontraron el cuerpo sin vida e informaron a la Policía Provincial de Huanuni que, en coordinación con agentes del Batallón de Seguridad Física, se constituyeron hasta el nivel 280 de la mina para hacer el levantamiento legal de cadáver.

El jefe policial señaló que el cadáver, que hasta el momento no ha sido identificado ni reclamado por algún familiar, se encontraba ya en estado de descomposición. 

El examen médico forense estableció que la víctima falleció a consecuencia de un Traumatismo Cráneo Encefálico (TEC) abierto; sin embargo, no se conocen las circunstancias, por lo que el caso está en pleno proceso de investigación y a cargo de la Fiscalía.

El cuerpo ha sido depositado en la morgue del Hospital "San Martín de Porres" del municipio de Huanuni.