Escucha esta nota aquí

Dirigió comedias como "La vida de Brian", convertida en película de culto, y, a menudo vestido de mujer, hizo reír a millones de personas en todo el mundo. Terry Jones, miembro de la compañía británica Monty Python, murió a los 77 años.


 Afectado desde hace tiempo de una forma rara de demencia, Jones falleció a última hora del martes en su casa del norte de Londres, donde estuvo acompañado por su esposa Anna Soderstrom, anunció el miércoles su familia en un comunicado.


 Libró una "batalla extremadamente valiente pero siempre de buen humor", aseguraron, lamentando la pérdida de "un hombre amable, divertido, cálido, creativo y verdaderamente cariñoso cuya inflexible individualidad, implacable intelecto y extraordinario humor dieron placer a millones de personas a lo largo de seis décadas".


 Actor y cineasta, Jones dirigió algunas de las obras más emblemáticas de los Monty Python, entre ellas la delirante "La vida de Brian" (1979), la historia de un hombre confundido con el hijo de Dios que provocó duras críticas de la Iglesia en su momento.En la memoria quedará Jones interpretando a la madre de Brian y pronunciando la frase "¡Oiganme bien, no es el Mesías, es un niño muy travieso!".  

"Parece extraño que un hombre de tanto talento e inagotable entusiasmo haya muerto tan discretamente", reaccionó en un tuit John Cleese uno de los seis cómicos que en la década de los 1970 sacudieron el mundo del humor con los Monty Python y su mezcla de absurdo, surrealismo, sátira y filosofía.


 "Era mucho más que uno de los escritores-intérpretes más divertidos de su generación", aseguró otro de los miembros de la troupe, Michael Palin, quien lo describió como un "comediante del Renacimiento: autor, director, animador, historiador, escritor infantil".