Escucha esta nota aquí

En la antesala de su retorno a la música tras una grave crisis de salud provocada por una sobredosis de drogas hace año y medio, la cantautora Demi Lovato habló este viernes, sin tapujos, de sus problemas de salud mental, sus planes musicales, su infancia ante las cámaras y su sueño de tener hijos.

En una entrevista publicada hoy en New Music Daily en Apple Beats One, la artista de ascendencia mexicana reveló que en el duro período que siguió a su peligrosa sobredosis con fentanilo -el 24 de julio de 2018- aprendió “importantes lecciones de vida”.

Una de ellas fue que llegó a usar “la música como una gran muleta (…). Ha sido terapéutica, pero hasta la música tiene un límite. Uno tiene que tomar la responsabilidad y tener la iniciativa para buscar la ayuda necesaria”, reveló.

Fue lo que hizo y lo que, según ella, le permitió tener la fuerza suficiente para sentirse “sana” hoy en día y presentar su nuevo sencillo Anyone, en el escenario de la edición 2020 de los premios Grammy, que se entregan este domingo en Los Ángeles (EE.UU.).


“Siento que he estado esperando este momento por mucho tiempo (…). Solo cuenta una fracción de mi historia, pero es un pedacito que deja ver el mundo en el que he estado viviendo".

Lovato reveló que grabó la parte vocal del tema cuatro días antes de su sobredosis y luego “las letras tomaron un significado totalmente diferente”.

La cantante agregó que hoy en día las ve como “un pedido de ayuda. Las oyes y te preguntas cómo es que nadie se dijo tras oír la canción ‘vamos a ayudar a esta chica’“, dijo.

Volvió a escuchar Anyone una semana después de salir del hospital y en ese momento se dijo: “si alguna vez me recupero de esto quiero cantar esta canción”.

Así es que, un año y medio después, lo hará delante de sus colegas, los ejecutivos más importantes de su industria, gente a la que admira y las millones de personas que verán la transmisión por televisión e internet.

La presentación, asegura, la tiene hecha “un mar de nervios”, pero al mismo tiempo aseguró: “me siento agradecida de tener esta oportunidad de contar un poquito de mi historia”.

La artista se presentará también en el Super Bowl el 2 de febrero, cantará el himno nacional de Estados Unidos.