Escucha esta nota aquí

El joven tirador que mató a cuatro infantes de Marina en dos centros militares cercanos en Tennessee (sur de EEUU) y fue abatido por la policía el jueves, no había dado a las autoridades ningún motivo para ponerlo bajo vigilancia, dijo el viernes el alcalde de esa localidad, Andy Berke.

"Mucha de la información que tiene que ver con terrorismo la obtenemos del gobierno federal. No teníamos indicación de que él fuera una amenaza o de que fuera a ocurrir algo", dijo Berke durante una entrevista con la cadena CNN.

"Hasta donde sabemos, no estaba" en la mira de las autoridades locales, declaró Berke este viernes, explicando que los investigadores están "examinando cuáles eran" las conexiones del joven atacante "en cualquier lugar y en todas partes".

El ataque 

Las primeras pesquisas indican que el hombre disparó primero en un centro de reclutamiento de infantes de marina desde un vehículo y luego se desplazó hacia un centro de reservistas y de los cuerpos de infantes de Marina, a unos diez kilómetros de allí. Entonces salió de su vehículo y disparó "largas ráfagas".

El autor fue identificado como Mohammad Yussuf Abdulazeez, un joven de origen kuwaití. Fue abatido en este lugar por la policía.

El blog atribuído al autor del tiroteo

Abdulazeez, que aparentemente no tenía antecedentes, vivía en un suburbio tranquilo con su familia. Al parecer, era el autor de un blog en el que el lunes escribió:

 
"Hermanos y hermanas, que no les engañen sus deseos, esta vida es corta y amarga, y la oportunidad de entregarse a Alá puede pasar de largo", indica la primera de las entradas en el blog, que describe la vida como una "prisión" y pide no dejar que la sociedad "desvíe" a los seguidores del islam de su devoción.

Otra entrada del blog, no obstante, parece alentar a mantener la mente abierta en la interpretación de la religión musulmana, al indicar que a menudo sus seguidores mantienen "una visión estrecha de lo que creemos que es el islam", y "no apreciamos otros puntos de vista".

El blog no contenía otros elementos de los que se pudiera deducir una eventual radicalización, ni amenazas específicas.