Escucha esta nota aquí

Quien mal comienza, mal acaba. Esto le pasó a San José que esta noche fue eliminado de la primera fase de la Copa Libertadores tras caer de visitante ante Guaraní de Paraguay por 4-0 (5-0 en el global por el triunfo del cuadro paraguayo en el Tahuichi por 1-0).

Era de esperarse que se dé esta derrota, dado los problemas que el club orureño atraviesa por el cambio dirigencial y una dura crisis económica que le ha originado que un buen porcentaje de sus jugadores haya buscado otros horizontes en este comienzo de temporada.

El argentino Omar Asad debió conformar un equipo con lo que tenía y algunos refuerzos que pudo incorporar. No fue suficiente porque ya en el duelo de ida perdieron por 1-0 y lo que se esperaba para este miércoles era complicado.

Y esto pasó, Guaraní sabía la fórmula y la aplicó bien y por eso aseguró un claro triunfo, que le da una meritoria clasificación.

En la primera parte, San José no pudo contrarrestar el juego rápido e incisivo del dueño de casa, que de entrada buscó el gol que le diera la tranquilidad para asegurar la clasificación. Esta decisión dio pie para que se vuelque al ataque todo el tiempo, dada la fragilidad en la marca de la visita y de la poca movilidad que mostró en el  medio campo, donde Marcelo Gomes y Freddy Abastoflor no pudieron conducir al equipo y mucho menos abastecer al solitario Rodrigo Vargas en el ataque.

Fue así que a los 17 minutos se abrió el marcador y después de incontables llegadas sobre el arco de Jesús Careaga. Edgar ‘Pájaro’ Benítez aprovechó un centro de la derecha, tras un mal rechazo de la zaga orureña, para definir de cabeza y originar que Guaraní se ponga en ventaja.

La reacción de los santos no se dio tras el gol porque no pudo afirmarse en el  terreno de juego y ponerle paños fríos al asedio paraguayo. Esto hizo posible que a los 25 minutos llegue el segundo para el representativo local, que mediante Nicolás Maná aumentó.

Se venía la goleada por la forma en que se desarrollaba el partido. No se dio porque el equipo que dirige el argentino Gustavo Costas levantó el pie del acelerador, lo que provocó incluso que San José asome con un par de jugadas sobre el arco que defendió el argentino Gaspar Servio. Tal es el caso de la llegada de Abastoflor, que ante la salida del portero no pudo definir.

En el complemento, Gustavo Costas puso en cancha a dos jugadores que fueron fundamentales para ser más contundentes. Ingresaron Walter Clar y Raúl Bobadilla, hombres de ataque que reforzaron la ofensiva e hicieron posible que Fernando Fernández, a los 78 minutos, y Redes Cáceres, a los 84’, aseguren una victoria sin discusión y desnudan la debilidad de un representativo boliviano que mostró la verdadera cara de sus actuales males.