Escucha esta nota aquí

Miguel Ángel Blasquez es el hombre que pilotaba el jet de negocios Gulfstream (GLF3), con matrícula N18ZL, que salió desde Salta (Argentina) y que fue detenido el martes en México con un cargamento de 1.000 kilogramos de cocaína (una tonelada). Junto a él, viajaba Aldo López Matienzo; ambos de nacionalidad boliviana.

La identidad de los pilotos fue revelada un día después de su captura en un aeropuerto de Quintana Roo (México) y con esos datos se supo que Blasquez, en febrero de 2019 protagonizó un accidente aéreo tras salir de una pista clandestina en la zona de Las Conchas, a pocos kilómetros del municipio de Cuatro Cañadas.

En aquella ocasión, tal como consta en los archivos de EL DEBER, la aeronave que pilotaba se precipitó a tierra pocos minutos después de alzar vuelo y luego, ardió en llamas. Fueron trabajadores agrícolas los que auxiliaron al piloto que resultó con graves quemaduras.

En este caso, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) informó que la avioneta tenía matrícula argentina LV-JOH. Se estableció también de que la aeronave no contaba con un plan de vuelo o una hoja de ruta en Bolivia.

En todo caso, la Felcn tomó las declaraciones de los implicados en el caso y según reportes de la fecha no se encontraron indicios de que la aeronave siniestrada hubiera sido usada para transporte de sustancias controladas.

Sospechas

El decomiso de la tonelada de droga en México y la captura de los dos bolivianos ha movilizado a tres países (Argentina, Bolivia y México). En el vecino país se sospecha que el jet tuvo que haber hecho una parada en Bolivia o  en Perú para recoger la droga porque en los controles realizados en el aeropuerto de Salta no se encontraron sustancias controladas.

Ricardo Toranzo, fiscal de Argentina, cree que el Gulfstream salió desde el aeropuerto internacional de Salta, hizo una parada clandestina en Bolivia o Perú para cargar los 32 bolsones con los 1.000 kilogramos de cocaína.

Como parte de la investigación se secuestraron las imágenes de las cámaras de seguridad del aeropuerto que, en primera instancia, no muestran anomalías pues el Gulfstream no se movió de la pista y también se solicitó el GPS para verificar el recorrido que realizó una vez estando en el aire.

Comunicado

La línea aérea Amaszonas emitió un comunicado en el que indicó que Miguel Ángel Blasquez no se encontraba ejerciendo sus funciones en la empresa al momento de suscitarse los hechos en México.

La empresa dijo también que el piloto estaba suspendido de sus funciones (no explicó el por qué) y que de ese proceder se informó a la Autoridad Aeronáutica Civil.