Escucha esta nota aquí

La Administradora de Servicios Portuarios Bolivia (ASP-B) negoció un aumento de entre el 53% y el 60% de las tarifas por movimiento de carga con la estatal chilena Empresa Portuaria Arica (EPA), según el gerente de la entidad boliviana, Marwin Flores.

“Realizamos una comparación con respecto al último acuerdo tarifario (III Acta de Entendimiento de 2012) firmado entre ASP-B y EPA. Con este nuevo acuerdo, ha existido un alza entre el 53% al 60%, por los costos en Terminal Puerto de Arica”, reveló Flores, en la rendición de cuentas final 2019.

Este acuerdo fue firmado en octubre pasado por el exgerente Daniel Sánchez. Flores explicó que el incremento inicial en relación con el pacto de 2012, es del 53%. A partir del 1 de enero, hay un costo adicional por consolidación y desconsolidación de contenedores, que sube al 57% y desde agosto, aplicando la variación USSPI, aumentaría al 60%.

Al respecto, el dirigente del transporte internacional de la ciudad de El Alto, Gustavo Rivadeneira, censuró el acuerdo firmado “por ser atentatorio al costo adicional que quiere cobrar el operador privado.”

Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Ibo Blazicevic, planteó la necesidad de conformar una comisión técnica para analizar las tarifas en el Puerto de Arica y de esta forma evitar la pérdida de competitividad para la producción nacional.

Nueva estructura tarifaria

Luego de un diagnóstico, Marwin Flores dio a conocer una nueva estructura tarifaria que ASP-B cobrará a sus clientes (exportadores e importadores), por movimiento de carga. Se anulará el cobro por despacho directo de contenedores y tarifas especiales; los despachos indirectos se reducen un 30%, entre otros beneficios.