Escucha esta nota aquí

Bolivia ha agotado su ‘cofre de guerra’ de reservas internacionales (RIN) hasta el punto de que ya no tiene suficientes dólares para mantener el tipo de cambio fijo, según Fitch Ratings, citado en Bloomberg.

Fitch, en noviembre de 2019, redujo la calificación al país a B+, cuatro niveles por debajo del grado de inversión, citando la caída de las reservas del Banco Central y la agitación política tras la renuncia de Evo Morales. Desde que los precios cayeron para las exportaciones de gas natural de Bolivia hace cinco años, ha estado apoyando su moneda quemando las reservas a un ritmo que Fitch dice que no es sostenible: desde 2014, cayeron a menos de $us 8.000 millones.

“Las políticas fiscales, monetarias y crediticias de Bolivia han sido altamente estimulantes, y el resultado final de todo esto ha sido una reducción muy rápida de las reservas en los últimos años”, dijo el analista de Fitch, Todd Martínez, en una entrevista desde Nueva York.

“Ahora ya no pensamos que Bolivia tiene el ‘cofre de guerra’ para soportar un tipo de cambio fijo en el contexto de la dependencia de los productos básicos”, refirió Martínez, a tiempo de señalar que Bolivia tuvo una de las tasas de crecimiento más fuertes de América Latina en la presidencia de Morales (2006-2019), impulsada por los ingresos de exportaciones de gas.

“Cuando los precios del gas cayeron en 2015, el Gobierno aumentó el gasto público para apoyar la economía, convirtiendo los superávit fiscales y de cuenta corriente en profundos déficits”, dijo Martínez.

Previsión de ajuste difícil

Los bolivianos votan en mayo, con una probable segunda vuelta en junio. “Quien gane tendrá que implementar un ajuste difícil ya que el sector del gas de Bolivia se ve afectado por un ‘triple golpe’ de precios más bajos, caídas en la producción debido a la baja inversión y la reducción de la demanda de Brasil, enfatizó Martínez.

De acuerdo con Bloomberg, el Banco Central y la presidencia no respondieron a las solicitudes de comentarios. Fitch prevé que la economía de Bolivia se expanda un 1% este año. El pronóstico de la calificadora es más sombrío que el del Fondo Monetario Internacional, que pronostica un crecimiento del 3,8%, y el banco central, que perfila una expansión del 3,5%.

Lectura oficial

En una entrevista a la revista Dinero, publicada el martes, el titular del Banco Central de Bolivia (BCB), Guillermo Aponte, indicó que la política cambiaria mantendrá la estabilidad del tipo de cambio dirigida a reforzar el proceso de estabilización de la inflación y favorecer la política monetaria expansiva, preservando la bolivianización de la economía.

Desde el BCB señalaron que el nivel actual de las reservas permite mantener el régimen cambiario vigente y que Fitch enumera el escenario provocado por el anterior Gobierno y no toma en cuenta que desde diciembre de 2019 la administración actual revirtió la tendencia descendente. Además, destaca que las RIN permiten cubrir hasta siete meses de importación, más del doble de la métrica tradicional de tres meses utilizada por los organismos internacionales.

Mirada de expertos

Para el economista José Alberti, el enfoque de Fitch es un poco exagerado ya que en el último mes el Gobierno y el sistema público no financiero redujeron su déficit proyectado del 8,5 a 7,7% y eso no se refleja en el informe. No toma las cifras del último informe del Ministerio de Economía que incluye los ajustes para reducir el déficit fiscal.

José Gabriel Espinoza, economista, afirmó que la caída de las RIN se dio por los conflictos sociales, pero que luego fue evidente el retorno de los capitales y que Fitch no toma en cuenta la data de las dos primeras semanas de enero.